sabas chahuan a1

Tras dejar su cargo como Fiscal Nacional, el abogado Sabas Chahuán volvió a litigar, ahora está representando a un grupo de personas querellantes en el caso de AC Inversions. En entrevista con El Mercurio, habla de su nueva vida, las sanciones por filtraciones y de los casos que le tocó investigar.

Chahuán aclara que no defendería a narcotraficantes ni abusadores sexuales:”Ni antes ni ahora, voy a tomar ciertas defensas penales, porque no me gustan nomás. Tal vez en algún caso que fuera evidente, y clarísimo para mí, que la persona no tiene responsabilidad y lo están incriminando -tal vez- tomaría la defensa por un afán de justicia. Pero en general, no. Ni narcotráfico ni abusadores sexuales, de menores especialmente, ni de delitos de corrupción como defensa; a menos que me constara fehacientemente que hay una injusticia”.

Consultado por la nueva medida para sancionar filtraciones que se legisla en el Congreso, el ex jefe del Ministerio Público sostuvo: “No es conveniente que un ex fiscal nacional se refiera al actuar de la fiscalía. En la tramitación legislativa, en el artículo 182 del Código Procesal Penal había una sanción y también el fiscal podía imponer una sanción disciplinaria a la policía. Eso se eliminó y quedó como una remisión vaga al delito de revelación de secreto. Eso básicamente pasa con los funcionarios públicos, y me parece bien que exista. Pero esta revelación de secreto, que un fiscal filtre o que un individuo al que lo están imputando de algo y se presume inocente sea paseado delante de las cámaras de televisión, también es filtración de diligencias. Fue un problema en su momento que llegaran cámaras con funcionarios policiales a filmar una diligencia. Alguna vez un fiscal abrió una causa contra periodistas que estaban filmando, y eso me parece bien porque estábamos en el desarrollo de una diligencia. Pero lo que no me parece bien es que haya filtraciones en los casos que puedan perjudicar el éxito de la investigación”.

Reveló que en alguna ocasión, las filtraciones afectaron su investigaciones,”entonces, creo que es bueno reglamentar las filtraciones, pero también que quede claro que no hay ningún afán de sancionar a los periodistas. Porque el periodista siempre tiene derecho a su fuente y no tiene por qué revelar cómo se enteró, y en algunos casos es muy conveniente que el periodista siga investigando, porque la labor periodística ayuda a avanzar ciertas investigaciones”.

Sobre las filtraciones en los casos de platas políticas, afirmó que en su caso no le sucedió: No, a mí no. Aparecían cosas en todos los medios, pero las causas que yo dirigí son un tanto atípicas, en el sentido de que hay mucha gente que tiene acceso a la carpeta investigativa”.

En relación a la postura del actual fiscal nacional, Jorge Abbott, de empezar a acortar las investigaciones por platas políticas, Chahuán afirmó: “Lo que dijo el fiscal nacional, y sin pretender para nada erigirme en su vocero, es que a él le interesaba que estas investigaciones no se eternicen en el tiempo, y él habló de ‘acotar’ las investigaciones. El fiscal nacional dijo claramente que había que ir buscando darles término, pero haciendo todas y cada una de las diligencias que pudieran corresponder. Tendría que haber una colusión gigante para echarles tierra a las investigaciones. Y creo que el fiscal Abbott no quería decir eso, ni es lo que se puede hacer con la forma en que trabaja la fiscalía. Además, conociendo a los fiscales que están a cargo, no tengo ninguna duda de que van a investigar lo que tengan que investigar, como también lo hizo en su momento el equipo de fiscales que me apoyaban”.

Sostuvo que prefiere a los fiscales que tienen liderazgo. “Fiscales ‘polilla’, de esos que buscaban las cámaras, que hacen diligencias y les avisan a los periodistas o a los policías e invitan gente, no. Gajardo y Norambuena no son así. Me parece bien que los fiscales sean reconocidos, pero otra cosa es que anden buscando el estrellato. Ahora, es tanto el mito, que a Gajardo lo renunciaron como cinco veces en 2015. Se especulaba en la prensa que iba a presentar la renuncia, primero con Alberto Ayala, después con Solange Huerta, después conmigo, después con la causa Corpesca y finalmente si yo no lo designaba fiscal regional metropolitano oriente. Es más, tenían la cuenta sacada. Me acuerdo que un periodista decía: ‘Si Gajardo renuncia hoy día, en noviembre, alcanza a ser candidato a diputado’. Gajardo no renunció. A él le gusta ser fiscal. Estoy seguro”, en relación a uno de los persecutores claves de los casos de financiamiento irregular.