orlando-efe

“Vio a dos hombres besándose delante de su esposa y su hijo y se enfadó mucho” dijo Seddique Mateen, padre de Omar Mateen, luego de que su hijo se adjudicara la autoría de la mayor matanza de la historia de Estados Unidos. Aquél episodio fue uno de los tantos indicadores que advertían sobre el intolerante y agresivo perfil de Mateen.

Estadounidense de origen afgano, Omar residía en Port Saint Lucie, una localidad costera situada a 200 kilómetros al sur de Orlando, Florida, donde la madrugada de este domingo entró armado a un club gay de nombre “Pulse” y mató a balazos a 49 personas e hirió a otras 53.

“Estamos en estado de shock al igual que todo el país” agregó el padre de Omar, quien cuenta con una serie de videos en YouTube donde aparece ofreciendo su candidatura para la presidencia de Afganistán.

Con 29 años, Omar contaba ya con dos uniones matrimoniales y un hijo de 3 años, producto de su última relación. Con su primera esposa duró apenas dos años, luego de que se divorciaran en 2011 producto de maltratos por parte de Mateen. “Mis padres me rescataron” admitió la exesposa de Omar, Sitora Yusufiy. Ese mismo año Mateen realizó un viaje a Arabia Saudita y a Emiratos Árabes.

Omar mantenía una vida laboral itinerante. En el último tiempo se encontraba trabajando como guardia de seguridad en la empresa G4S y tenía permiso para llevar armas. Daniel Gilroy, de 44 años, trabajó junto a él. “Era peligroso, no le gustaban los negros, las mujeres, las lesbianas ni los judíos”. En entrevista con Los Angeles Times, sentenció además que “en la vida hay fanáticos. Pero él lo superaba todo. Siempre estaba enfadado, sudado, simplemente cabreado con el mundo”.

“Sabía que algo así podría suceder” sentenció Gilroy.

Antes de realizar el masivo asesinato, Omar se contactó con el 911, llamado a través del cual varios medios aseguran, incluyendo fuentes policiales, que en ella el autor habría jurado lealtad al Estado Islámico (ISIS) y a su líder, al mismo tiempo que hizo referencia a los atentados de Boston. Sin embargo, el FBI no ha querido pronunciarse al respecto.

El perfil de Mateen se contornea como el de un hombre hosco y que se expresaba abiertamente respecto de su intolerancia racial y religiosa, sin embargo, luego de más de 24 horas de la matanza, las autoridades estadounidenses no han encontrado conexiones directas de Omar  Mateen con grupos terroristas.