Borghi

“Esa ‘hueva’ siempre se viene a la cabeza”, admite Claudio Borghi al recordar en una entrevista con emol el episodio del llamado “bautizazo”. El ex DT de la Roja habló de eso, de Sampaoli, y de la hipotética opción de que le ofrecieran dirigir a la “U”. Aquí, parte del texto

“Soy un respetuoso de la U, no soy uno que para llegar a Colo Colo va a salir a insultar a la U, todo lo contrario. La verdad que lo único en la vida que yo descarto es separarme de mi mujer. Pero soy respetuoso con la gente que está trabajando, si hay alguien voy a decir que no. Después se verá qué te ofrecen”, responde Borghi al ser consultado, siempre en términos de ficción, qué pasaría si lo llamaran del archirrival del equipo con el que se identifica en Chile.

Sobre la selección, donde tuvo un paso ingrato, cuenta que en la final de la Copa América que Chile le ganó a Argentina en Santiago no lo pasó muy bien. “Mi mujer tuvo la maravillosa idea de invitar a la casa a chilenos y argentinos, y eso provocó una discusión porque a mi me gusta ver los partidos solo y con la tele en silencio. Sentí mucha alegría, pero después me preocupé por todo lo que vino”.

Se le vino a la memoria el Bautizazo, le pregunta el periodista. “Esa ‘hueva’ siempre se viene a la cabeza. Es el episodio de indisciplina más complejo que me ha tocado como técnico. Y hasta hoy me sorprende que muchos jugadores que no estuvieron involucrados en el problema pensaban como yo, o sea, había que sacarlos sí o sí, pero después se dieron vuelta y el único que pagó los platos fui yo, asumiendo que eran cinco jugadores titulares”, dice Borghi, quien admite que el que más lo decepcionó due Jean Beausejour, “porque era el más inteligente. En la conferencia de prensa que dieron lo que más me dolió fue ver a Beausejour. Después lo volví a citar y hablé con él”.

Borghi también responde por el incidente que protagonizó Vidal en ese mismo torneo, cuando chocó su auto tras haber bebido en el Monticello.

“Hasta la presidenta (Michelle) Bachelet participó en eso, fue una locura. Vidal tenía que salir, creo yo. Llevo 25 años en Chile y jamás se me vio con ‘putas’, en un ‘hueveo’, ni curado, ni drogado. Si me llegan a ver me matan”.

Finalmente, habla del trabajo de Borghi, con quien el entonces presidente de la ANFP, Sergio Jadue, habló cuando él todavía estaba a cargo de la Roja.

Afirma que deportivamente le gustó su trabajo, pero “lo que siempre espero de un entrenador, de un gerente, de un presidente de un club o de una nación es que lo haga bien pero que deje algo”.

“La gran diferencia que tuvieron los jugadores fue su maduración como persona. Mi pregunta es: quién viene después de esta generación, y no hay. Hay que formar jugadores, ellos no se hacen solos. Para mi Sampaoli quería ganar, como querían ganar todos los chilenos sin importar los costos. Lo que se hizo con Vidal, que jugara con una rodilla rota en un Mundial, fue una irresponsabilidad tremenda”, cierra.