sanchez

“La verdad es que yo creo en el aborto como una decisión de la mujer, libre, sin causales. Entiendo que la legislación va a un punto específico. Hoy día en Chile, para mi gusto, estamos muy definidas las mujeres por la maternidad. Hay un discurso social que dice ‘la madre abnegada’, ‘la madre que entrega todo por los hijos’… yo encuentro horroroso esos términos”.

Con esas palabras, la periodista y rostro de La Red, Beatriz Sánchez, abordó en el programa “Más vale tarde” de Mega el tema del aborto en Chile, instancia en la que relató su testimonio personal respecto de cuando quiso poner término a su primer embarazo, a los 19 años.

Para Sánchez, en Chile las mujeres llevan una carga muy pesada por el tema de la maternidad.

“Qué sacos, qué kilos nos ponen encima a las mujeres, que tenemos que recibir siempre bien la maternidad, todavía hay gente que dice ‘los hijos son una bendición’, y si claro, los hijos que uno quiere, que uno desea, son una bendición, pero también hay claros oscuros en la maternidad, y eso no se conversa”.

Ahí es cuando se mete de lleno en su experiencia persona, acontecida ya hace más de 26 años.

“Yo sí di algunos pasos para el aborto y no funcionaron no más. Uno empieza a averiguar con su compañeros, ‘oye hay unas inyecciones que pueden provocar esto y todo lo demás’, y seguimos por ese camino y no pasó nada”.

Cuenta que no llegó al extremo d tirarse por la escalera y esas cosas, “o como lo hacen mujeres que se introducen cosas por la vagina y pasan por una situacion muy complicada… todavía eso pasa, por si acaso”.

“Esta era una solución, un poco más, como éramos estudiantes, vimos con unos estudiantes de medicina de la época, en fin, y al final todo estos métodos no funcionaron”.

“Yo lo que sí tenía muy claro es que había un tiempo, un tiempo determinado, que era al principio del embarazo, después si iba aumentando, yo entendía que no tenia vueltas, digamos”, recuerda.

Cumplido el plazo, confiesa quien dijo: “acá se corre peligro, sigamos”.

Consultada por el conductor del programa, Alvaro Escobar, sobre si habló del tema con su hijo, Sánchez responde que sí. “Lo hemos conversado con él. El Diego, tengo la ventaja, el Diego es grande ya, tiene 26 (…) el Diego es una cabro, pese a que se burla mucho de mi por esta cosa del feminismo, él es un cabro muy respetuoso de todo esto, está en la misma cruzada, y piensa lo mismo y más”.

“Ahora claro, no me imagino la vida sin el Diego, sin mi hijo mayor”, dice Sánchez, quien cuenta que “esto se conversa cuando él ya está grande, no se la edad precisa, pero ya universitario, (…) salió espontáneo, no es el tema como que ‘Diego, yo te cachaba y no te quería tener’, porque eso no es así, uno no conoce el hijo que va a tener. Yo no sabía quién era el Diego, entonces analizarlo y decir ‘oh, el Diego podría no existir’ no es real, porque no es que uno conozca al Diego, en este caso, y despues diga ‘voy a abortarlo’, eso no existe, no es así, las cosas se dan de otra manera”.

La comunicadora explica que separa las cosas al abordar el asunto, esto respecto de lo real y lo potencial en caso como éste. “Es injusto decir ‘el Diego como lo conozco hoy, como es, como ya lo entiendo, podría no haber existido’, porque eso no es así. Y ponerlo de esa manera tergiversa la conversación”.

“En ese momento, yo no estaba preparada para ser mamá, fue una maternidad bien compleja”, rememora.