SanRamon1
Un cartel morado con letras blancas que decía “¡No al aborto!”, “¡No a la Eutanasia!”, y, con letras más grandes: “¡No al casamiento de homosexuales!”, daba la bienvenida a un acto realizado por un grupo de evangélicos en Parque la Bandera, ubicado en la comuna de San Ramón.

Según el propio sitio del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), una vecina consideró grave exponer a tales discursos a su hijo cuando sólo lo llevaba a la plaza a jugar, mientras que una pareja gay evitó pasar cerca del escenario y el lienzo para no sentirse ofendidos.

En ambos casos recurrieron a la organización para denunciar los hechos, por lo que enviaron una misiva a la Municipalidad de San Ramón argumentando que si bien la libertad de culto es respetable, algo muy distinto es “canalizar y movilizar el desprecio y la desigualdad de derechos contra otras personas”.

En concreto, pidieron al alcalde de la comuna, Miguel Ángel Aguilera, que en adelante garantice que los permisos municipales para actos en espacios públicos no se vuelvan a prestar para una “protesta contra la igualdad de derechos y la dignidad que merece toda persona”.

Este capítulo se da a conocer la misma semana en que la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) señalara que el gobierno debe cumplir con el acuerdo hecho con el Movilh para legislar y establecer en Chile el matrimonio igualitario, la ley de identidad de género y otras políticas contra la homofobia y la transfobia.