cortesuprema

La Corte Suprema confirmó hoy la sentencia que concedió la libertad condicional al reo del penal Punta Peuco Claudio Salazar Fuentes, que estaba condenado a presidio perpetuo por el secuestro y homicidio de José Manuel Parada, Manuel Guerrero y Santiago Nattino.

Según fuentes judiciales, la segunda sala del máximo tribunal del país, confirmó este jueves la resolución dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago que acogió la acción cautelar a favor de Salazar Fuentes, acusado también de secuestro de otras seis personas durante la dictadura de Augusto Pinochet.

La decisión de la Corte Suprema se conoce una semana después de que diez ex agentes de la dictadura condenados por crímenes de lesa humanidad pidieron perdón en una ceremonia ecuménica celebrada en la cárcel de Punta Peuco en la que cumplen sus sentencias

La prisión, que cuenta con instalaciones especiales como canchas de tenis, terrazas para hacer asados y amplios comedores, acoge exclusivamente a 120 violadores de derechos humanos condenados por crímenes cometidos entre 1973 y 1990.

“Teniendo presente la edad actual del amparado y el tiempo que lleva privado de libertad -24 años y 8 meses-, no se divisan fines posibles de resocialización que pudieran efectivamente lograrse con una prolongación de la reclusión por lo que se confirma la sentencia apelada del pasado 6 de diciembre de 2016 dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago”, sostiene el fallo del máximo tribunal.

El 28 y 29 de marzo de 1985, Parada, Guerrero y Nattino fueron secuestrados por agentes de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros (Dicomcar).

Al día siguiente, sus cuerpos aparecieron degollados y con signos de tortura en un camino de Quilicura. En agosto de ese año (1985), el hecho, conocido como el “Caso degollados” provocó la salida del general director de Carabineros, César Mendoza, de la Junta Militar de Gobierno.

Los otros cinco excarabineros condenados a perpetua por este crimen, uno de los peores de la dictadura cívico militar de Pinochet son el exempleado civil Miguel Arturo Estay Reino (“El Fanta”), el sargento en retiro, José Florentino Fuentes Castro, y los cabos retirados Alejandro Segundo Sáez Mardones y Claudio Alberto Salazar Fuentes.

También fue condenado a presidio perpetuo el excoronel de Carabineros, Guillermo González Betancourt, ex jefe de la Dicomcar.