billetes a1

Un montón de oficios públicos y reservados de la Superintendencia de Pensiones dio cuenta de que por cerca de estos últimos 10 años distintas AFP habrían realizado inversiones fuera del marco legal con los fondos de todos los chilenos cotizantes.
Según consigna el reportaje publicado por El Desconcierto, estas operaciones llevadas a cabo dentro y fuera de Chile alcanzaron un monto total de 120 palos verdes en la última década.

Es así como Cuprum, Provida, Capital, Habitat, Santa María y Plan Vital, habrían efectuado estas inversiones, además de cuotas de fondos mutuos, compra y venta de dólares y acciones.

De acuerdo a la publicación, la Superintendencia de Pensiones decidió no denunciar el caso ante el Ministerio Público, prefiriendo sancionar los hechos, en algunos casos, a través de multas a las firmas. En este sentido se reveló que las multas ascendieron a 180.000 mil dólares, o sea, un 0,14% de la inversión puesta sobre la mesa.

La investigación de El Desconcierto arrojó que muchas inversiones realizadas por las AFP fueron capitalizaciones en activos de alto riesgo donde no había autorización para invertir. Por ejemplo, el 7 de diciembre de 2007, los fondos A y B de Provida tuvieron cuotas de inversión por 21 millones de dólares del iFund MSCI Brazil Small Cap Index

Dicha firma admitió que lo gestado fue un “error involuntario en los parámetros de definición del instrumento”.

Habitat, en tanto, metió más de 5 millones de dólares en 2008 a cuotas no autorizadas de fondos mutuos BBVA Excelencia Serie B, Santander Tesorería y BBVA Renta Máxima Serie B. La AFP también reconoció el error.

El fondo C de Cuprum, a su vez, en 2008 tuvo contratos forward de compra por 50 palos verdes con The Royal Bank of Scotland. El tema pasó los límites del máximo establecido. Cuprum soltó que esto se debió a “modificaciones de sus sistemas de inversión en línea”. Los hechos habrían bajado su nivel tras el destello del bullado Caso Cascadas.

Ante la revelación, el vocero del movimiento “No + AFP”, Luis Mesina, sostuvo que “esto confirma lo que hemos sostenido desde hace tanto tiempo: esto es un negocio oscuro y espurio, que se construye sobre la absoluta opacidad de quienes deciden dónde se invierte”.

“Pese a una legislación altamente favorable a ellos mismos la pasan a llevar, jugando a la ruleta con los fondos de jubilación de las personas e invirtiéndolos en negocios que tienen prohibidos”, cerró.