El ingeniero comercial Rafael Garay, el hombre que juró haber entrado a cuero pelao a la central nuclear de Fukushima para rescatar a dos amigos, que inventó un cáncer, y que años atrás pregonaba sobre el peligro de las estafas financieras en cuanto programa de TV había, llegaría en un mes al país para enfrentar a la justicia.

Este viernes, la Corte de Apelaciones de Brasov, Rumania, autorizó que el gurú del Kudo y examigo de Iván Núñez sea extraditado a Chile, donde se le acusa de estafas varias.

Según explicó a CNN Chile, el funcionario de Interpol, Maximiliano Macnamara, “el plazo de extradición comienza a correr desde que el Gobierno de Chile sea notificado formalmente”.

De esa manera, Macnamara estima que esto sería en unos 30 días; o sea, algo como el 18 de marzo.

El funcionario indicó que el siguiente paso es que la Embajada de Chile en Rumania sea notificada.

“Todo depende de la celeridad con que opere la justicia rumana”, reiteró.

Como se sabe, a Garay se le perdió la pista en septiembre de 2016 cuando no volvió más a Chile tras un viaje a París donde supuestamente se estaba tratando un tumor cerebral.

Después, la historia se comenzó a derrumbar y de víctima, de hombre muerto caminando, Garay pasó a ser un frescolín buscado por la policía.