La ex Primera Dama, Cecilia Morel, declaró el lunes de esta semana como testigo en los llamados casos Exalmar y Dominga, indagatorias que apuntan contra su marido, Sebastián Piñera, por eventual conflicto de interés cuando ejercía la Presidencia de la República.

Según recoge El Mercurio, la diligencia se realizó en  la Brigada Investigadora de Delitos Funcionarios Metropolitana (Bridef) de la PDI.

“La diligencia representa un uso abusivo del sistema de persecución penal con fines puramente políticos”, dijo el abogado de Piñera, Juan Domingo Costa.

El jurista dijo asimismo que hemos “prestado permanentemente toda nuestra colaboración, incluida la entrega de todos los correos electrónicos solicitados por la fiscalía, entre otras actuaciones procesales”.

Para cerrar, indicó que “considerando que en estos hechos se encuentra completamente acreditado que no existe infracción normativa alguna ni menos la comisión de un delito, esperamos que esta investigación concluya a la brevedad, estableciendo la completa falsedad de las imputaciones del diputado comunista Hugo Gutiérrez y la total inocencia del ex Presidente Sebastián Piñera”.

Cabe recordar que Exalmar tiene que ver con la compra de acciones que realizó el family office Bancard en la pesquera peruana que lleva ese nombre, todo eso mientras Piñera conducía el País y Chile se enfrentaba en La Haya con Lima por una demanda marítima. Respecto de Dominga, es como una arista que se abrió de la anterior, luego de que se conociera que en dicho proyecto minero la familia Piñera tenía intereses económicos, en circunstancias de que se levantaría geográficamente en el mismo lugar donde el exmandatario había desestimado la central Barrancones.