Muy en lo de ella, en esa cosa que a veces suena como a descontrol de impulso, pero que más bien obedece a convicciones profundas, la senadora de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, salió a justificar, o derechamente a defender, la pensión de más tres millones de pesos que recibe desde 2006 la viuda de Pinochet, Lucía Hiriart.

“Imagino que esa pensión no es de ella, debe ser una pensión de Augusto Pinochet que hoy la está recibiendo (…) Esas son las pensiones que corresponden a los generales en jefe. Uno puede discutir el monto o no, pero eso no tiene nada que ver con lo que hizo”, manifestó la presidenta de la UDI.

La exalcaldesa de Concepción agregó, en la misma línea de argumentos para justificar la jubilación de la soberana de Cema, que “él (Pinochet) trabajó toda su vida”.

Entonces -se pregunta ella- “¿se le vas a quitar porque fue condenado? Son dos cosas distintas”.

Según la información que se reveló este viernes, el mismo día que murió el tirano, el 10 de diciembre de 2006, un decreto de la Caja de Previsión de la Defensa Nacional (Capredena) determinó que la pensión que recibiría Lucía, plata que hoy alcanza los 3.119.944 pesos.

Cabe recordar que además de su viuda, uno de los hijos de Pinochet, Augusto, también recibe una pensión de Capredena, claro que por invalidez.

“Con los descuento sólo recibo 461 mil”, justificó Augustito después de que el diputado PS, Leonardo Soto, destapara que se trata de una jubilación que el hijo del dictador recibe hace 35 años. Según el exuniformado esto es porque en una oportunidad un tanque lo hizo mierda contra una pared, por lo que quedó con terribles dolores de por vida.