-¿Te sorprendió lo que pasó en la Sofofa?
-No.

¿Por?
-Porque desde el 80 en adelante tenemos empresarios desarrollados, globalizados y transparentes, pero hay una gran brecha entre estos empresarios que han conquistado el mundo y las organizaciones gremiales. Estas siguen siendo subdesarrolladas y dirigidas por ejecutivos, más que por empresarios, por eso mi primera reacción no es sorprenderme. Hay organismos que siguen funcionando en el secretismo y esto hace que hayan agentes, que no podemos saber de dónde son, pero sí sabemos que el secretismo crea acciones delictuales como por ejemplo, el espionaje.

-¿Qué te parece la reacción de la Sofofa al encontrar los micrófonos?
-Sorprende que no hayan llamado a Carabineros o a la fiscalía. Estuvieron más de diez días sin dar aviso. Eso demuestra inseguridad y que todavía se piensa que las cosas se pueden autoresolver.

-No solo no avisaron sino que hicieron una investigación paralela.
-Es que el modelo del secretismo se aplica a todo. A 48 horas de destaparse el tema de colusión de la CMPC, dije en CNN que la Sofofa no había defendido a los ejecutivos de la papelera, sino que a los directores, algo que no me parecía justo porque la administración de una empresa recae en el directorio. Yo soy amigo y respeto mucho a Hermann von Mühlenbrock, pero luego de esas declaraciones me mandó unos mails insultándome y desde esa vez, hace dos años, yo corté relación con él. Eso te demuestra que le es muy difícil absorber la crítica. En este mundo o estás con ellos, o eres enemigo. Y ante hechos como estos, de altísima gravedad, no se saben desenvolver o arman estrategias inverosímiles.

-¿Como cuáles?
-Creer que esto fue hecho por el gobierno… o que salió un león del zoológico. Ese tipo de cosas yo las conozco y son las mismas que empecé a decir hace cuatro años. Debieron hacer una denuncia y dar una información básica. Noto mucha pasividad. ¿Qué va pasar cuando se sepan las conversaciones? ¿Y si no hay ni una conversación grabada?

-La hipótesis que esto es una operación del gobierno te parece ridícula, ¿y qué tal la hipótesis de la mafia y la extorsión?
-Tampoco.

-¿Y que sea un grupo contra Bernardo Larraín Matte, el único candidato que quedaba en carrera para asumir la presidencia de Sofofa?
Es lo más cercano a lo posible, que un grupo desesperado se ponga hacer operaciones locas. Como los seis postulantes que en su minuto propuso Pedro Lizana a la presidencia de la Sofofa. Lo pongo en el mismo capítulo. Llamémoslas “operaciones extravagantes”. Esta es la típica caída de poder del secretismo, los leones que repartían la comida perdieron el poder y empiezan a hacer operaciones absurdas como la de Lizana, ex presidente de la Sofofa, que es un símbolo y de hecho es Consejero de Mérito.

-¿Tanta resistencia al cambio en la Sofofa?
-¡Obvio! No nos olvidemos que el embrión de esto fue hace dos años, cuando se enfrentan Andrés Navarro y Hermann von Mühlenbrock por la presidencia de la Sofofa. Esta disputa se hace cada vez más encarnizada y esto se hace imparable. Hay síntomas de autodestrucción y esto es cuando se pasa del secretismo a la transparencia. El mejor símbolo del término del secretismo son los micrófonos.

¿Hay un choque entre dos generaciones también?
-Es una disputa generacional. Te están jubilando y puedes tener reacciones tontas.

-Hay unos empresarios que no quieren salir de escena y eso implica que pueden usar cualquier método para quedarse en el poder.
-Exactamente.

-Has dicho que las asociaciones gremiales -como la CPC y al Sofofa- son poderes fácticos, que hay poca diversidad, que la única vuelta que se dan por el mundo es en Icare…
-Pero que más fuerte que hablar de secretismo.

– ¿De qué se protegen?
-Para las noticias sobre el consumo son grandilocuentes, pero de la relación de la empresa en la comunidad, no se sabe nada. No es bueno aparecer mucho en la prensa y que se vea multiplicado el poder que tienen.

-No me parece tan raro porque los poderosos en Chile son conservadores y no les gusta mostrarse, un rasgo bien típico es, por ejemplo, esto de ser “sencillos”.
-Eso era en la generación pasada, pero las nuevas generaciones, las que viven doce horas en las pantallas, saben que todo tiene que decirse. Hasta el propio Andrónico Luksic se convenció que la manera de tratar su problema de imagen era contar todo lo que hace. Andrónico pasó del secretismo a la transparencia.

-Pero la CPC y la Sofofa no están en eso parece.
-Es un cambio que Alfredo Moreno, presidente de la CPC, diga en su discurso inicial que su objetivo máximo es la ética y la licencia social. Yo estoy feliz de estar viviendo en esta sociedad, en que está botando las murallas de la protección de la elite. Pero si todas estas cosas que se descubrieron se hacían siempre.

-¿Qué cosas?
-Estos repartos de plata, las facturas truchas, la colusión, todo. Lo que hoy sucede es que hay un fiscal nacional económico y en la política te dijeron, “mire señor, la política tiene que financiarse, no es mercado”. Durante treinta años no se podía hablar de ese tema, porque te decían que la política era parte del secretismo. Esta es una sociedad que pasó del poder del secreto al poder de la transparencia y eso es algo fuerte. Los grupos económicos y la elite no van a poder seguir desarrollando su gestión en base a tener el secreto, al dato, como era en las carreras. Hoy día la verdadera revolución es que tienes que compartir información y con información mucho más igual, ganar. Y en la parte política, te dicen la forma como puedes aportar, aunque la otra discusión es si vamos a volver al maletín.

¿Hay riesgos de volver al maletín?
-Sí. Porque quedan los hábitos, la generación que vivió con el maletín no ha terminado.

¿Hay una generación empresarial que no puede entender este mundo sin financiar a ciertos parlamentarios?
-Puede ser. Pero la gracia es que, aunque quede un veinte por ciento, hay un ochenta que ya se arregló.

Lo que uno percibe es que los empresarios no quieren soltar la teta no más.
-Pero hay una fuerza nueva, un tsunami que no es de Chile ni de la política de la Bachelet. Hoy una empresa nace y tiene una expectativa de vida de una generación, veinte años. Hace treinta años creabas una empresa y duraba 70. Obviamente que ese sujeto tiene que estar mucho más nervioso, mucho más a la defensiva. Estás en otro mundo de contingencia, más allá de todas las políticas. En tres años más, por ejemplo, se va a acabar el dinero, no va a haber tarjeta de crédito, puro celular. Va a haber una caja negra en la sala de operación de los hospitales para controlar si se cumplieron los protocolos. Estamos en una realidad en que el empresario no cacha del todo. Si tuvieras un hijo que va a vivir un tercio de lo que vivía antes, cómo andarías de cuidado con ese niño. Esa es la esencia del nerviosismo. Están pasando cosas muy graves para ellos.

-Entonces, ante la desesperación, muchos han responsabilizado a la Bachelet y las reformas de los cambios.
-Sí y es tapar el sol con un dedo. No se dan cuenta. Y por eso los que pensamos distinto somos los negritos de Harvard…

-Ya, pero Bernardo Larraín Matte no es un “negrito de Harvard”.
-Yo conocí a Bernardo el 98 y es mucho más aperturista que el promedio de los empresarios. Y no lo quiero relacionar con la CMPC.

Él fue parte del directorio.
-Fue parte del directorio de Tissue, la que hace el papel confort, de la divisiones de la CMPC, no de la madre.

Pero eso es ser parte de la CMPC, además de ser de la familia Matte. ¿Cómo puedes separarlo de su familia, de la colusión, de las declaraciones de Eliodoro Matte donde decía que fueron “engañados”, etc?
-Quiero separarlo. Yo fui el primero en condenar con palabras muy duras la colusión de la papelera. Y a la vez conozco a todos los personajes y me tocó trabajar en Icare, por lo menos ocho años con Bernardo y yo sería injusto y poco serio si no te dijera que, sabiendo que es un conflicto lo de la papelera, Bernardo Larraín es un avance en el mundo gremial y empresarial. El impacto de él en la Sofofa va a irradiar a las demás ramas.

-Tú dices que los que han aportado a la diversidad son “los negritos de Harvard”, ¿Por qué crees que tuviste un espacio?
-Porque creyeron que podía ser un primor y una novedad, pero no nos olvidemos que el último conflicto que tuve en la Asociación de Bancos fue cuando Bernardo Matte me pide que renuncie porque había dado una entrevista a El Mercurio donde dije algunas cualidades de la reforma laboral. La norma básica es que quien piensa distinto, no puede estar. Y esto es lo que un grupo de la Sofofa trató de hacer con Bernardo.

-¿Qué pasa con la representación femenina en estos gremios?
-En la CPC no hay ni una mujer. Y en la Sofofa hay como cuatro directivas. Y esto forma parte de lo mismo, de lo tradicional que es la organización. Todo parte del secretismo, que debiéramos agregarle, entre varones. Aquí hay un tema de inclusión y de transparencia.

BACHELET Y EL MODELO

¿La colusión empresarial ha puesto en riesgo el modelo?
Cuando abres los mercados y a la vez creas una institucionalidad como la fiscalía nacional y el tribunal de la libre competencia, obviamente estás a nivel mundial de competencia. Y claro, te podría decir que me gustaría que existiera una ley que termine con los degenerados, pero no existe ni una ley que logre eso. Y tampoco podemos decir porque en Chile se descubrieron dos o tres colusiones, vamos a cambiar el modelo. Lo que tenemos que tener cuidado es que estemos construyendo una sociedad de mercado, donde no existan bienes sociales y por eso que en una economía de mercado tiene que existir la universidad gratuita, la salud pública. Y eso es lo que veo que Chile va a poder conquistar porque tiene una base de tecnología capaz de hacerlo.

-¿Para ti las reformas de Bachelet no apuntaron a dinamitar el modelo entonces?
-En absoluto. Yo creo que lo fortalecieron, lo que pasa es que le tocó vivir la transición del cambio, que siempre es fuerte y a eso se sumó que el mundo entró en un ciclo que nos botó el cobre. La labor de este gobierno se va a reconocer cuando estén en plenitud las reformas. ¡El año pasado las utilidades de las empresas del IPSA crecieron el 37 por ciento!

-Esto es un lloriqueo de los empresarios.
-Forma parte de los genes: los empresarios no serían empresarios sino tuvieran siempre la valla más alta.

-Siempre quieren ganar más.
-Digámosle crecer más. Si no tuvieran esa avidez, no serían empresarios.

-¿Cómo ves la situación económica ahora?
Cuando una persona no se siente bien, de lo único que habla es del dolor que tiene. Chile tiene una catástrofe en crecimiento, pero felizmente frente a ese gran dolor, el país no se desordenó y por eso tiene una calificación de riesgo que le permite obtener los créditos más baratos de su historia. Su salud fiscal y monetaria está completa. Lo que sucede es que no hemos podido transformar el ciclo del cobre en otros multiciclos.

-Si, tal como dices, el ciclo económico de Chile está complicado por su matriz productiva, ¿se puede prometer crecimiento en un próximo gobierno?
-Sí, porque van a pasar dos cosas. Una es que ya todos los indicadores dicen que el crecimiento el 2018 va a estar en torno al 3%. Y lo segundo, es que la tecnología va a permitir que tengamos más cosas a menor valor. Con la impresora 3D vas a poder hacer tus zapatos en la casa, o construir edificios de 20 pisos. Vas a poder fabricar lo que quieras. Piensa lo que es eso, se están haciendo prótesis de manos y pies en una impresora. Soy un optimista que la tecnología va a permitir acceso al consumo a millones de personas y vamos a tener más empleo y más inversión.

-No crees que Chile se está yendo a las pailas.
-Sale a Rancagua o a Curicó, te vas a dar cuenta que efectivamente donde antes no había un hotel, hoy hay diez, es impresionante. Vas a un packing y preguntas quién es el dueño y te dicen que es un chileno con un chino. Las sociedades que se están armando son maravillosas.

-No ves que esa nueva sociedad trae más pobreza, más injusticia o una crisis ecológica…
-La mayor pobreza de Chile es que somos 17 millones.

-¿Un mercado muy chico?
-Pocos para las escalas que hay.

-El modelo hay que perfeccionarlo entonces.
-Sí y hay que ir dándole transparencia. Esto es algo que no se puede parar y eso es lo que los tiene desesperados. Y lo que pasó en la Sofofa es una muestra maravillosa que estos son los últimos estertores de una sociedad fabril a una sociedad digital.

-Entonces, ¿qué es lo que más te tiene preocupado de cómo ves a Chile?
-La gran diferencia entre la autocrítica y los que forman parte de la comunidad internacional que nos admiran. Hoy, una persona me contaba que venía llegando de Inglaterra donde estaba lleno de militares armados en las calles y cuando llegó a Chile estaba feliz. Pero los chilenos somos autoflagelantes, sin autoestima y con un nivel de autodestrucción muy delicado.

LA POLÍTICA

-¿Qué candidato está mejor posicionado para esta nueva era?
-Es que ahí te voy hablar solo con el corazón. Yo conocí mucho al papá de Carolina Goic y estoy con ella.

-¿Crees que la DC debió estresar de esta manera a la Nueva Mayoría?
-Lo que yo creo es que no pudo haber un peor equipo de ministros que los que tuvo la Bachelet.

-¿Cuáles?
– Todos malos. El primer gobierno de la Bachelet tuvo ministros talentosos que equilibraban cualquiera situación, como fue Velasco con Pérez-Yoma, por poner un ejemplo. En este, ella no tuvo la intuición o la capacidad para designar a su equipo más directo. Esta fue una empresa sin gerentes. Y para lo que debiera haber sido, terminó mal.

-Pero por otro lado has alabado las reformas.
-Es que las reforma están bien, pero fueron muy mal implementadas. Y estamos donde estamos porque no hubo gerentes. Ella es la misma, nadie cambia en cuatro años. No me vengan con elucubraciones que ahora descubrieron que está más gorda o menos gorda, o que antes le decían gordi y no se enojaba, y ahora sí. Ella, en envoltorio y contenido, es exactamente el mismo.

-¿Crees que va a haber un gobierno próximo de la coalición de centro izquierda?
-Yo creo que puede pasar todo de aquí agosto. No me atrevo a pensar que estos son los candidatos siquiera. Todo está demasiado irracional. Un candidato que va en la pole position, con un 24 por ciento que a veces se transforma en 44. Una candidata que estaba en cero, que ahora está en nueve. Una candidata demócrata cristiana que está en tres puntos, cuando el partido, en su peor condición, ha sacado 13. No me calza esta maqueta con una final.

-¿Y si fuera?
-Estamos mal, po.

-Pero lo más probable es que estos sean.
-Yo creo que la bajada de Guillier es una cosa cierta. Por el desorden que tiene y porque su aceptación es muy baja.

-Crees que bajan a Guillier.
– Aquí siempre hay diez o quince que lo pueden bajar. A Lagos le fue mal por la manera como se peleó con la Isabel Allende. Ella tenía una aspiración natural de ser candidata y la bajaron de manera humillante y desapareció para siempre, no le pusieron ni una alfombra roja a la Isabel. Él debe estar arrepentido de la forma que lo hizo.

-Lagos era tu candidato.
-Sí y además tengo una relación personal con él, hemos tenido buenos y malos momentos, pero siempre lo he querido.

-¿Guillier es un mal candidato?
-Me ha ido decepcionando. Creí que iba a aprovechar su capacidad comunicativa, pero le falta lo mismo que a la Bachelet, no sabe armar equipo. Algo le pasó a este gallo.

-¿Y Beatriz Sánchez?
-Yo creo que ella va a ser una muy buena senadora para más adelante.

-¿Y el Frente Amplio?
– Toda la vida ha existido eso.

-¿Pero sabes quiénes son el Frente Amplio?
-Lo mismo que ha existido siempre, la izquierda más izquierda.

-No crees que ahora tienen una fuerza mayor en la sociedad, con líderes como Boric, Jackson…
– Es un grupo que va a hacer que ciertas reformas anden más rápido.

-¿No ves a Beatriz Sánchez en una segunda vuelta con Piñera?
-No. Es muy difícil que este país se extreme y por eso que a la derecha le es tan difícil ganar en la segunda vuelta. Lo único que no hay que hacer son cagadas grandes, que se guarde la compostura, que no nos vaya pasar lo de la Sofofa.

–¿Qué cagadas?
-Que no vaya a salir nada de asuntos de plata de quienes se están candidateando.

-Pero de Piñera sale todo el rato.
Los que no son Piñera, obviamente.

-Tú crees que hay una opción para la centro izquierda, pero no crees que con ningún candidato actual, dame un nombre, ¿crees que resucita Lagos?
-Puede resucitar Lagos. Es el único que tiene nombre, red, que puede armar una cosa rápida y que todos se unan contra Piñera.

Es una idea muy rara…
-Estoy siendo mercantilista, en términos de como puedo comprar estas manzanas lo más rápido posible. El único que me permite comprar manzanas rápido es Lagos.

-Curioso que me hables de la renovación en el empresariado y en política defiendas el regreso de Lagos.
-Porque me estás hablando de una operación de emergencia.

-Esa es la situación de la política para ti, de emergencia.
-Claro porque no ha entrado la tecnología como ha entrado en la empresa. Si un gallo está ocho horas frente a una pantalla, no tiene tiempo para seguir discutiendo de política en la universidad, en el trabajo, en el colegio. El tiempo te lo comió la tecnología, la entretención de la tecnología.

Pero una sociedad no puede fundarse solo en la novedad. ¿Qué liderazgos interesantes hay?
-Uf, en la Democracia Cristiana, luego de Frei, nunca ha habido un líder. Antes teníamos doce o trece centros donde los niños se iban formando y hoy día no hay nada, puro a corto plazo, y qué vas a esperar, un producto como el que estamos teniendo.

-Ves una crisis más en la izquierda que en la derecha entonces.
-Absolutamente, porque la izquierda no tiene flotador. La derecha tiene un poco más por la capacidad económica de Piñera de mantener equipos y los centros. Avanza Chile es la mejor demostración, calcula cuánto cuentas al mes, ¡uf! cualquier cosa.

-Pero la política no debiera sostenerse por un mecenas ¿no? Sino en base a las ideas, la educación, el trabajo de bases.
-Pero hay algo cierto, tú juntas a la gente en un centro de formación porque hay un mecenas. La Democracia Cristiana se formó por los mecenas alemanes.

¿Crees que a Piñera su relación con el dinero pueda hacerle una zancadilla antes de la elección?
– Hoy día 2.700 millones no le llaman la atención a nadie. En materia de plata, Sebastián Piñera está con impermeable.

-Te sorprende la diferencia entre lo que Piñera declaró al Servel, U$600 millones y el calculo de la revista Forbes de U$2.700
-No, porque uno es contable y otro son los flujos que se pueden generar para adelante. Y yo no he hablado con él de esto, pero te firmo que dice que tiene 4 mil y que los gallos que le hicieron el cálculo de 2.700 son unos estúpidos.

-¿Crees en la figura del fideicomiso ciego?
El fideicomiso ciego es virtuoso, pero hay que usarlo de manera virtuosa. En Estados Unidos si invitan a un matrimonio a quien maneja el fideicomiso ciego, con quien le dio el poder, uno de los dos no va. Hay una cultura de fideicomiso ciego. Lo que hay que cuidar es cómo lo estamos usando.

-¿Qué te parece que Piñera tenga sociedades en las Islas Vírgenes y en Luxemburgo?
-Eso ya pasó.

-¿Un candidato a la Presidencia de la República puede tener dinero en paraísos fiscales?
-Él compró Colo-Colo cuando el 99% le dijo que era una locura. A Heller le dicen el grupo Bestia en vez de Bethia por el fútbol y el canal. Todos saben que el que compra una línea aérea y un canal es porque quiere terminar siendo millonario cuando ha sido multimillonario. Pero Piñera compró una línea aérea, un canal de televisión y un club de fútbol. Tres cosas que nunca nadie hubiera hecho porque te arruinan. En término de sus decisiones empresariales, siempre le va a ir bien. Y estas cosas de las Islas Vírgenes, ya las ha superado, sino habría caído como plato.

Ya, pero te repito la pregunta, ¿te parece que un candidato a la Presidencia de la República pueda tener dinero en paraísos fiscales?
-No, como tampoco que se compre Colo Colo porque es una locura, pero él tiene esa genialidad.

-Eso no es genialidad, como candidato a la Presidencia eso es voracidad, por decir lo menos.
-Ya, pero el gallo te dice, mire yo cumplí con esto, con esto, ¿y qué más? Pero basta mirar como ahora anda abrazado con la Evelyn Mathei, después del espionaje con Claro y compañía. No me preguntes de extremos, porque son increíbles las cosas que hemos visto. Y Sebastián es el rey de lo increíble y la sociedad chilena se lo aceptó. Eso que no le pagaba la cuenta al papá y obligaba a los hermanos a poner la misma cuota.

-¿Tacaño, me quieres decir?, pero una persona tacaña no llega a tener 2.700 millones de dólares.
– Tacaño absoluto, pero tiene la genialidad de ver lo que otros no ven. Porque todo lo ve en términos de productividad absoluta.

-¿Crees que un segundo gobierno de Sebastián Piñera le haría bien a Chile?
-No.

-¿Cuál es el riesgo para Chile de un segundo gobierno de Piñera?
-El riesgo es que las reformas implementadas no se perfeccionen sino que se destruyan.

-¿Crees que Piñera se ha derechizado?
-Sí. Porque no lo he visto poner en buena posición lo que es un sector público produciendo bienes sociales, sino que solo hablando de la eficiencia. Si la Corfo hubiera sido pura eficiencia, no habría existido.

¿Crees que un personaje como Piñera, nunca va a estar separado de sus negocios aun siendo Presidente, por su personalidad y características?
-Por su personalidad y características.