Dos transferencias injustificadas a la cuenta personal del general en retiro de Carabineros, Félix Flores Santis, quien se desempeñó como jefe del Departamento de Cuarteles entre el 2012 y 2013, realizó en marzo y abril de 2012 el coronel (r) Fernando Pérez Barría, hoy en prisión preventiva en el marco de la indagatoria por el millonario fraude -que se empina sobre los $22.500 millones- realizado por la llamada “Mafia de la Intendencia”.

Así lo revela un informe de la Unidad de Análisis Financiero (UAF) al que tuvo acceso The Clinic Online y que está en poder del Ministerio Público. Se trata de un depósito de $478.425 y otro por $1.500.000 que realizó el exjefe de planificación presupuestaria del Departamento de Presupuestos y Finanzas de Carabineros a Flores Santis y que se detectó en la investigación sobre las irregularidades en la adjudicación de la construcción de cuatro retenes policiales, que terminaron destruidos en el terremoto, a la empresa CGM Limitada. El contrato con la compañía fue por $1.152 millones de pesos, lo que significó un exceso de pagos que provocó un perjuicio fiscal de alrededor de $500 millones. En la época, Flores Santis estaba a cargo de estas licitaciones.

En el contexto de las diligencias por esta causa de la Fiscalía de Alta Complejidad Metropolitana Oriente de Santiago, por la que Flores Santis está imputado, se levantó información financiera sobre el otrora jefe de la Séptima Zona Maule de Carabineros -pasó a retiro en medio del proceso judicial- y se detectó que sus transacciones bancarias desde 2010 a mayo de 2016 no calzaban con sus ingresos. Peor aún, surgió el antecedentes de los depósitos de Pérez Barría, que sólo hoy, que se conoce que el coronel en retiro está acusado de la malversación de más $1.000 millones, adquieren un tenor distinto.

Fuentes de la investigación apuntan a que se estaría ante una nueva arista que abre la interrogante respecto de si otras reparticiones, distintas a la Intendencia, están vinculadas de alguna forma al megafraude. Es decir, si las irregularidades no estaban enquistadas sólo en el departamento de Finanzas, como se ha conocido hasta ahora.

EL CORONEL CON DEPÓSITOS INTERNACIONALES
Según la información recabada por el Fiscal Eugenio Campos durante su formalización, Pérez Barría recibía en Intendencia un sueldo que no superaba los $1,7 millones mensuales al momento de su retiro. Sin embargo, en dos de sus cuentas bancarias recibió recursos por más de $1.000 millones desde cuentas institucionales de Carabineros.

En una de ellas acumuló $297,5 millones y en otra por $704.957.326. En la audiencia, Campos detalló que “él introdujo parte del dinero ilícitamente obtenido en derechos de acciones de empresas en el exterior, fondos mutuos, constitución de sociedades de papel y de fachada, adquisición de inmuebles, entre otras maniobras de ocultamiento de bienes”.

En esta línea, realizó inversiones en empresas en el exterior por US$933.910, además adquirió propiedades en ciudades como Frutillar, Región de Los Lagos y en 2011, constituyó sociedades de fachada y de papel con un capital de $900 millones.

Salió de la institución en 2012, luego de que un test de droga arrojara positivo para marihuana. Según ha dicho, se trató de una trampa del Coronel (r) Flavio Echeverría, quien lo habría sacado para quedar como mandamás de la banda que robó por años al interior de Carabineros recursos fiscales y ahorros de sus compañeros de armas.