Si había algo que de seguro no se esperaba el senador y precandidato presidencial, Manuel José Ossandón, después de estas dos últimas semanas en que se ha cuestionado su preparación para el cargo y que incluso se le cuestionó la probidad de la que tanto habla, es que apareciera alguien, con nombre y apellido, que le pusiera fecha de defunción a su aventura por el sillón de La Moneda. El personaje en cuestión es el abogado y expanelista de Tolerancia Cero, Juan Carlos Eichholz, quien en contacto con La Segunda, más que despedazarlo, poco le falta para hablar de una candidatura de cartón, amparada en intentos desesperados por bajar al candidato mejor posicionado; o sea, a Piñera.

“Era esperable esta escalada de declaraciones y descalificaciones”, afirma Eichholz, quien asegura que “estas cosas no tienen consecuencias importantes si es que no aparece algo tan fuerte como para desbancar al candidato que va arriba”.

Según Eichholz, “Ossandón ha disparado bastante, pero son balas de plástico”.

“Esto no va a tener efecto en la primaria ni después de ésta. Y en agosto, Ossandón habrá desaparecido del mapa”, sentencia.