Un nuevo antecedente, y uno no menor, apareció en torno a la trifulca que se armó la semana pasada al interior de la derecha cuando, mientras tenía lugar el debate radial, la periodista Pilar Molina le enrostró al senador Manuel José Ossandón que ella tenía antecedentes suyos sobre boletas truchas.

Resulta que este lunes, el director del Servicio de Impuesto Internos, Fernando Barraza, se metió en la discusión desde la perspectiva técnica; es decir, sobre si es que efectivamente pudo haber habido algún vicio tributario en el asunto revelado por Molina.

“Desde el punto de vista tributario esto está prescrito. Según lo que habla la información de prensa esto data de fines de la década de 1990, específicamente 1999 (…). Lo que sí podemos señalar es que la información que existe en nuestra bases de datos, respecto a lo que se denuncia no coincide con lo denunciando”, precisó.

Además, Barraza indicó que “boletas de la hermana del senador a la empresa del señor Gana, por lo menos respecto a los documentos declarados en ese periodo, no constan en las bases del SII”.

Como era de suponer, el propio Ossandón salió a comentar la respuesta del SII, subrayando que “quienes tenemos manos limpias, siempre tendremos formas de demostrar nuestra inocencia”.

Se espera que este mismo lunes, Ossandón y su hermana Ximena, candidata a diputada, hablen del asunto desde la sede del ex Congreso.

Cabe recordar que el comentario que encendió la polémica fue cuando Molina, con las radios transmitiendo, el debate, le dice a Ossandón

“Sencillamente a mí me llamó un empresario que sabía que yo venía a estas primarias y me señaló que usted a él le había pedido dos facturas, cada una por cinco millones de pesos. Después le puedo dar el nombre”, le dijo.

Desde entonces, el exalcalde insistió en que se trataba de una orquestación política vinculada al piñerismo, mientras ella defendió que sólo cumplía con su función como periodista.