La Avenida Revolución es una las vías más transitadas de Ciudad de México y es ahí donde un perro se les escapó a sus dueños desatando un adrenalínico rescate.

Un motorista observó la situación y a pesar de no tener nada que ver en el hecho agarró su vehículo para intentar salvar al perro de un casi seguro atropello.

El animal incluso llega a quedar abajo de un vehículo y cuando la gente esperaba lo peor, aparece el can que sigue corriendo como si el mundo se fuera a acabar.

Por suerte el perro fue arrinconado hacia la orilla de la calle lo que permitió finalmente que un peatón lo lograra atrapar en la vereda, en un escape digno de película de acción.