Alguien dijo por ahí que tanto se goza la victoria, el éxito, como la desgracia ajena.

Pues bien, algo así fue lo que se vivió la tarde de este domingo mientras Chile sufría con Australia para pasar a las semifinales de la Copa Confederaciones que se juega en Rusia y acá, en el país, los más animados prendían el carbón como para celebrar o, en el peor de los casos, seguir disfrutando el fin de semana largo.

Resulta que Alemania vencía dos a cero a Camerún, aseguraba el paso a la ronda de los cuatro mejores como primero del grupo, cuando el equipo africano se anima a atacar por la derecha. Llueve un centro al área teutona y cuando Marc André Ter Stegen, el arquero con que Bravo alternaba en el Barcelona, sale a pescar el balón, Aboubakar se le adelanta y la roza. La pelota da en los guantes del germano, pero se va directo al fondo de las mallas.