La oficina de ONU Mujeres Colombia mostró su preocupación por la supuesta violación de una trabajadora sexual por parte de algunos jugadores del club Santa Fe en una fiesta y pidió a las federaciones y clubes tratar el tema no como “un asunto privado” sino como un tema institucional sancionable.

“Los hechos (…) nos obligan a exigir que acusaciones de este tipo sean consideradas por las federaciones, equipos y clubes no como ‘asuntos privados’ de los jugadores, sino como temas institucionales que deben ser sancionados desde el más alto nivel en las entidades futbolísticas”, afirmó ONU Mujeres en un comunicado.

Para el organismo internacional, las instituciones futbolísticas y los jugadores deben rechazar “cualquier forma de violencia contra las mujeres, sin justificarla por razones como la actividad económica de la víctima o la relación establecida con ella”.

El escándalo se desató después de que el diario El Espectador publicase un artículo en el que citó a fuentes judiciales que detallan que en la fiesta, celebrada la noche del 31 de enero, después de ganar la Superliga, los futbolistas se encontraron en un hotel de Bogotá y llevaron a varias prostitutas.

Una de ellas habría mantenido relaciones sexuales consentidas con el futbolista Carlos Mario Arboleda y posteriormente se volvió a unir a la fiesta, según la misma fuente.

El texto añade que allí otro de los jugadores, cuyo nombre no se revela, le ofreció pagar 500.000 pesos (unos 165,5 dólares) por tener sexo y ella aceptó.

En medio del acto llegaron otros futbolistas, cuyo número no determina el artículo del periódico, y pidieron mantener relaciones con la mujer.

En ese momento, siempre según la versión del matutino, la prostituta se negó y el grupo de futbolistas abusó de ella.

Al día siguiente, la mujer volvió a reclamar el dinero prometido y el jugador de Santa Fe se negó a pagarle, por lo que acudió a las autoridades para interponer una denuncia.

Sobre el hecho, Santa Fe señaló este viernes que desconoce la situación y aseguró que “las acciones de las personas son individuales y la responsabilidad de hechos por fuera de la ley es personal, en los eventos en que ello suceda”.

ONU Mujeres afirmó que se reunirá con la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor) para establecer un protocolo de actuación en este tipo de casos.

“Siendo aliados en esta causa común por hacer del deporte un escenario difusor de mensajes de rechazo a las violencias contra las mujeres, ONU Mujeres Colombia y la Campaña No Es Hora De Callar sostendrán una reunión con la Dimayor para establecer un protocolo de actuación frente a casos como estos”, añadió la información.

Por su parte, la Dimayor emitió este viernes un comunicado en el que manifestó que “esperará los resultados que arroje la investigación que adelantan las autoridades competentes de la justicia colombiana e internamente estudiará el tema, con el Comité de Ética y Cumplimiento que existe en la institución”.

Asimismo, agregó que rechaza “todo acto de violencia contra la mujer y buscamos siempre, desde el fútbol profesional colombiano promover los buenos valores que edifiquen una mejor sociedad”.