La empresa eléctrica chilena Colbún se adjudicó las casi 8.000 hectáreas de terrenos fiscales en el norte del país que el Gobierno licitó para llevar a cabo proyectos de energía eólica.

La propuesta denominada “Horizonte” estima una inversión total de 971 millones de dólares para la construcción del parque eólico más grande de Latinoamérica, que prevé la generación de 607 megavatios de potencia.

De esta forma, Colbún se adjudicó 7.945 hectáreas en la zona de Taltal, en la región de Antofagasta, donde se encuentra una de las mayores intensidades de viento constante del planeta, que permitirá producir energía eléctrica equivalente al consumo de unos 730.000 hogares.

La cantidad de energía limpia generada podría cubrir casi la totalidad de las viviendas que existen en las regiones de Arica, Taparacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo, o bien, la necesidad de todos los hogares de la región de Valparaíso, explicó el Gobierno.

“Actualmente el 77 % de la capacidad instalada de proyectos de energía solar se encuentra en terrenos fiscales, en el caso de los proyectos eólicos esta cifra alcanza al 15 %”, afirmó la ministra de Bienes Nacionales, Nivia Palma.

Hasta la fecha, el Ministerio de Bienes Nacionales ha entregado 220 Concesiones de Uso Oneroso (CUO) para la implementación de proyectos de energías renovables no convencionales (ERNC), lo que supone más de 51.000 hectáreas e ingresos superiores a los 11 millones de dólares anuales.

La implementación de energías renovables no convencionales es uno de los temas que más preocupa a las autoridades chilenas, desde que el país se comprometió a lograr una meta del 70 % de energías limpias en su matriz para el 2050.