-¿Cómo ha avanzado la investigación en los incendios de la VII región y cuáles han sido las principales dificultades que ha tenido?
-Las principales dificultades están dadas al inicio de esta investigación por la recopilación de las pruebas que nos podían permitir identificar el lugar donde se había iniciado el incendio. Fueron esas las dificultades que tuvimos porque comenzaron a ocurrir incendios en distintas partes de la región, entonces las capacidades policiales y de respuesta de los equipos de emergencia y particularmente del equipo de Carabineros y de la Policía de Investigaciones que trabajaron, eran complejos en ese momento. Posteriormente, ya una vez extinguidos los incendios, se pudo conformar equipos multidisciplinarios que permitieron realizar pericias y contamos con algunos avances en las investigaciones que se estaban realizando en otras regiones, lo que nos permitió poder identificar varias razones o situaciones que originaron los incendios. En algunos casos se pudo determinar que habían sido hechos de manera intencional por personas, tenemos un par de condenas en ese sentido. Y también pudimos explorar la línea de comportamiento poco diligente de parte de algunas empresas eléctricas, entre ellas, de la Compañía General Eléctrica (CGE). Tanto en el sector de Tabunco, cuesta de Los Elefantes de la comuna de Curepto, pudimos percatarnos de que el punto de inicio del incendio y el origen del mismo, se debió a la falta de mantención y de poda en la faja donde se ubicaba el tendido eléctrico. Se detectó un árbol que había caído al tendido y que lo había cortado, un árbol que debió haber sido podado y que a raíz de eso el incendio se había propagado por más de 4 mil hectáreas.

-En un escenario que ya era previsto por la Superintendencia de Electricidad y Combustible, además de la alerta de la ONEMI que había informado que ese verano sería especialmente complicado por las temperaturas y por el viento. ¿Cuál es la explicación para que esto no se haya realizado a tiempo en la zona?
-La imputación que se hace a los ejecutivos tiene que ver con eso, con que se había informado de las situaciones que Se iban a enfrentar durante el verano. Como nos dimos cuenta en la investigación, que todos los años se les solicita a las empresas eléctricas que realicen trabajos de poda, de tala y de limpieza de faja. Se cursan infracciones, había varias infracciones cursadas en épocas anteriores y el no haber tomado las medidas necesarias para cumplir con las obligaciones que contempla la legislación, tanto la ley eléctrica como los reglamentos respectivos, es lo que nos ha llevado a generar esta decisión de imputar responsabilidad por un comportamiento imprudente, poco cuidadoso en las medidas que debieran haber adoptado.

-¿No se logra comprobar dolo en este comportamiento?
-Hasta el momento la prueba que hemos logrado reunir no nos permite sostener la presencia de dolo frente a esa situación. Pero la investigación aún continúa, se sigue haciendo análisis de la incautación que se hizo a la empresa, de los correos electrónicos de trabajadores de la compañía, lo que podría en algún momento permitirnos adentrarnos en el grado de conocimiento y en las decisiones o conductas que hubo durante los meses previos al verano o incluso durante el verano mismo.

-¿Esa es la principal diferencia que existe con la investigación que se lleva en Rancagua?
-No conozco en detalle la investigación de Rancagua, pero sí he tenido algunas informaciones de prensa y entendemos que hay comunicaciones y contacto de correos electrónicos y de otro tipo de soporte que dan cuenta de un grado de conocimiento que, al parecer, va más allá de la mera imprudencia o del cuidado, lo que ha permitido efectuar esas imputaciones. Nosotros aún no hemos tenido la oportunidad de encontrar evidencia de esas características. Las imputaciones de la VI región son respecto de las jefaturas de la empresa, pero respecto a la VII región, no hemos logrado encontrar comunicaciones de esas características.

-Pero en su indagatoria existe un caso de obstrucción a la investigación de parte de exfuncionarios de la empresa CGE.
-Son dos investigaciones que se están realizando, una es de Tabunco y la otra es del sector de Higuerilla, Aquelarre, del sector de Vichuquén. Es un incendio que ocurre más o menos en la misma época, a fines del mes de enero. Ahí se ha podido detectar comportamientos de algunas personas, funcionarios de la empresa CGE en ese momento y que entregaron información que no era fidedigna a la fiscalía. Se distorsionó lo que se entregó en algunos documentos y declaraciones, lo que nos llevó a imputar obstrucción a la investigación conjunta con la responsabilidad que se les atribuye por el incendio, por el uso negligente de fuente de calor.

-¿Más allá de lo que determine esta investigación, hay una intención en la fiscalía del Maule, como está pasando en la VI Región, de perseguir una reparación pronta para las víctimas?
-Lo que estamos haciendo en este primer momento es imputar cargos y establecer cuáles son las calificaciones jurídicas que estarían presentes desde el punto de vista de la fiscalía. Esto trae una serie de pasos futuros: eventualmente puede llegar a un juicio oral y esto puede determinar responsabilidades penales, pero también la acción penal contempla caminos alternativos a estos conflictos, principalmente cuando se trata de situaciones negligentes o de tipo culposo. Es una posibilidad que está presente porque es el mecanismo que permite reparar el daño a las personas que resultaron afectadas en calidad de víctimas por los incendios. En el caso ocurrido en Tabunco, por ejemplo, son aproximadamente 100 personas las que se vieron afectadas. Se ha transmitido a la empresa a la cual pertenecen los ejecutivos investigados, cuáles son los daños y cuáles son los montos involucrados de acuerdo a la información que han entregado las víctimas. También existe la posibilidad de conformar una mesa de trabajo que permita obtener ese resultado.

-¿La fiscalía ha podido avanzar en las indagatorias que no tienen origen eléctrico, como en San Olga?
-Con los pocos recursos que tenemos, hemos estado trabajando en varios frentes, hay otros incendios eléctricos distintos en que las personas que se les imputa responsabilidad son otras empresas eléctricas como en San Javier o Parral, qe está a cargo de otro fiscal. Y hay otros incendios pequeños donde hemos logrado obtener sanciones, donde hay dos personas condenadas a penas de presidio mayor de tres años y un día por incendio doloso y otros donde si bien no tiene origen eléctrico, sí hay daños severos y a las personas, como el de Santa Olga.

-¿Es primera vez que se investigan a las eléctricas por casos de incendios?
No con el grado de destrucción que ocurrió en el verano. Lo que sí se ha podido establecer y revisar es que el trabajo poco diligente de cumplir con las obligaciones que se establecen en la ley y en los reglamentos a las eléctricas, tiene una directa relación con los incendios que ocurrieron en el verano. La falta de poda y de tala han quedado en evidencia en la investigación.

-¿Hubo alguna disminución o cambio en los planes de poda y tala o fue simplemente producto del cambio climático?
-Eso lo estamos investigando todavía, hay indicios de que aparentemente hubo variaciones en los recursos que se invirtieron, tanto materiales como financieros, pero tenemos una pericia pendiente aún y no tenemos conclusiones definitivas.

-¿En esa línea cambió el panorama? hace poco se apareció un reportaje donde CGE salía realizando grandes podas y talas en la zona.
-Desde el verano ha sido posible advertir un trabajo de mayor envergadura en lo que a tala y poda se refiere. En el invierno ocurrieron eventos que generaron interrupciones del suministro eléctrico y más allá de cuáles puedan ser las motivaciones de las mejorías en el trabajo de poda y tala, creo que es bueno para todos que el cumplimiento de las empresas eléctricas cada día se profundice y sea riguroso.