“Nuestro verdadero adversario, por consecuencia, no son los hipotéticos cuatro años de gobierno de Piñera, sino que los últimos treinta años de un modelo político, económico y social que beneficia a unos pocos”.

Eso dice el documento que esta semana divulgó el comando de la candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, texto que ya generó variadas respuestas, como la del rector de la UDP, Carlos Peña, quien habló de la “utopía soft” del conglomerado de izquierda.

Pues bien, este jueves el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, en Enade 2017, también sale a referirse a la declaración del FA y lo hace con una clara diferencia respecto de dónde habitan las quejas de la población.

“Los grandes problemas políticos que hemos tenido en el último tiempo: La marcha de los estudiantes, la de No+AFP no corresponde a los pobres, sino que justamente a estos grupos medios que tienen un gran temor que la situación cambie y vuelvan a una vulnerabilidad extrema (…) No creo que los movimientos del último tiempo sean el resultado de que enormes masas de la población estén en contra del modelo. Pero exigen que no haya abusos y exigen que si la vida juega una mala pasada al menos tener una buena educación para sus hijos y pensiones dignas”, pronunció el jefe de las finanzas públicas.

En esa misma línea, dijo que “si tuviésemos mejor educación, salud y pensiones, la gente tendría un mayor compromiso con las reglas económicas”.

Por esa razones es opinó que el malestar se debe a que “se nos ha hecho más cuesta arriba seguir creciendo más rápido”.