“La vida es mucho más que atender los tuiteos de humanos dementes”, dice el cantante británico Robert Plant, y bien pudiera pensarse que lo que afirma tiene que ver con esto. Resulta que la mañana de este miércoles, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, usó como hace muchas veces al día su cuenta de Twitter para referirse al atentado que ayer cobró la vida de ocho personas en Nueva York. Cinco argentinos entre éstos.

Sin que haya se haya confirmado oficialmente, el mandatario acusa que Sayfullo Saipov, el hombre de 29 años procedente de Uzbequistán, residente desde 2010 en Tampa (Florida), detenido como autor de la tragedia, ingresó al país bajo el sistema de visados que implementó la administración demócrata y concretamente el senador Charles E. Schumer.

“El terrorista entró en nuestro país a través de lo que se conoce como ‘Programa de Lotería de Visas de Diversidad’, una perla de Chuck Schumer. Quiero que esté basado [el sistema de visados] en el mérito”, tuiteó Trump a primera hora. “Estamos peleando duro a favor de la inmigración basada en el mérito, no más sistemas demócratas de lotería. Tenemos que ser mucho más duros (y listos)”, agregó.

En la misma línea, Trump -recoge El País- se ha colgado de los dichos del exmilitar Tony Shaffer, quien acusaba al senador demócrata Schumer de “ayudar a importar los problemas de Europa”. “¡Vamos a parar esta locura!”, cierra Trump.

Además de lanzar la acusación sin que se haya confirmado su argumento, Trump aprovechó el hecho para decir que habrá un “escrutinio extremo” con quienes tengan la intención de ingresar a Estados Unidos.

“Acabo de ordenar a Seguridad Nacional que intensifiquen nuestro programa de Escrutinio Extremo. Ser políticamente correcto está bien, ¡pero no para esto!”, subrayó.