Imagen: Representación teatral de la obra

“Bajo el signo de Marte”, “Mars” en alemán, es el único texto que legó el filólogo suizo Fritz Angst, cuyo seudónimo es Fritz Zorn (1944-1976). Se trata de un libro autobiográfico donde cuenta su experiencia con el cáncer. Tardó pocos meses en llevar adelante la tarea y sólo alcanzó a saber que le publicarían. Angst levanta la tesis del origen psicosomático de esta enfermedad y cuestiona su condición acomodada. Acá un extracto del libro.

“Soy joven, rico y culto; y soy infeliz, neurótico y estoy solo. Provengo de una de lasmejores familias de la orilla derecha del lago de Zúrich, también llamada la Costa Dorada. He tenido una educación burguesa y me he portado bien toda mi vida. Mi familia es bastante degenerada, y probablemente también yo arrastre una notable tara genética y además esté dañado por mi entorno. Por supuesto, también tengo cáncer, cosa que se deduce automáticamente de lo que acabo de decir. Pero con el cáncer existe una doble relación: por una parte es una enfermedad corporal, de la cual probablemente muera en un futuro no muy lejano, pero que quizá pueda llegar a superar y a sobrevivir; por la otra, el cáncer es una enfermedad del alma de la que sólo puedo decir: es una suerte que finalmente haya hecho eclosión. Quiero decir con ello que, de todo lo que he recibido de mi familia en el transcurso de mi existencia poco grata, lo más inteligente que hice jamás fue enfermar de cáncer. No quiero decir con esto que el cáncer sea una enfermedad que a uno le depare muchas alegrías. Pero aunque mi vida jamás se ha destacado por tener mucha alegría, después de una atenta comparación he llegado a la conclusión de que estoy mucho mejor ahora que estoy enfermo que antes cuando no lo estaba”.

Tras su publicación, el texto fue traducido a más de 20 idiomas.
“Ahora he decidido registrar mis recuerdos en este relato. Dicho de otra manera: no se tratará aquí de Memorias en un sentido general, sino más bien de la historia de una neurosis o al menos de algunos de sus aspectos”, se lee también en el libro.