Luego del suicidio de la actriz porno de 23 años, August Ames, la industria del cine para adultos vive convulsionados días.

Esto tras la crítica de uno de los otrora íconoos de triple X, Jenna Jameson, quien disparó con ventilador tras el fallecimiento de Ames.

Según recoge Cooperativa, la rubia mujer aseguró al sitio The Blast que “la sangre de August está en sus manos”, acusando a sus pares luego de una serie de críticas que recibió la fallecida.

“Estoy tan decepcionado con algunas de las personas en la industria para adultos. También estoy impresionada y consternada por algunas mujeres que atacaron y ayudaron a avivar el fuego contra mi amiga August”.

Todo comenzó cuando Ames se negó a trabajar con un colega hombre que había hecho anteriormente escenas de porno gay, argumentando que en ese tipo de cine no se exigían las garantías de salud como ocurre en el mundo hétero.

Su postura dividió a la escena pornográfica y muchos de sus colegas la trataron de homofóbica y le mandaron a decir que se matara por sus palabras, consigna Cooperativa.

Ella se disculpó manifestando que “NO soy homófoba. La mayoría de las actrices no ruedan con chicos que han hecho porno gay, por seguridad. Y así es como soy yo. Tan sólo no quiero poner en riesgo mi cuerpo, no sé lo que hacen en su vida privada”.

En un segundo mensaje sostuvo que “¿Cómo voy a ser homófoba si me atraen las mujeres. No querer tener sexo con hombres gays no es homófobo: ellos tampoco quieren tener sexo conmigo, así que chaaaaao”.

“Que los follen a todos” fue el último mensaje que publicó Ames en Twitter antes de suicidarse.