Las autoridades saudíes han exigido un pago de al menos 6.000 millones de dólares para poner en libertad al príncipe Al Walid bin Talal, el hombre más rico del país y que fue detenido el mes pasado, informó hoy The Wall Street Journal.

Bin Talal, dueño del fondo de inversión Kingdom Holding Company (KHC), fue arrestado en noviembre pasado como parte de una amplia operación contra la corrupción que derivó en la detención de 320 personas, incluidos integrantes de la familia real saudí.

El Journal asegura que muchos de los detenidos han salido en libertad después de alcanzar arreglos con las autoridades, que, según fuentes del periódico no identificadas, están pidiendo al menos 6.000 millones de dólares para liberar al príncipe saudí.

El empresario, de 62 años, tiene una fortuna estimada en 18.700 millones de dólares, según el Journal.

El diario sostiene que el príncipe saudí cree que entregar esa suma de dinero a cambio de su liberación implicaría una admisión de culpabilidad.

Las fuentes aseguran que Bin Talal, en lugar de entregar esa cantidad está negociando con el Gobierno la posibilidad de cederle una importante porción de KHC, que tiene un valor de mercado de 8.700 millones de dólares.

Si se llega a un acuerdo en ese sentido, el príncipe saudí exigiría mantenerse al frente de la corporación, según el Journal.

Fuentes oficiales aseguraron al diario que Al Walid bin Talal está acusado de lavado de dinero, sobornos y extorsión, aunque no se conocen detalles sobre esos cargos y sus abogados no han recibido el pliego de acusación formal.