El medio italiano l’Espresso descubrió los diarios secretos de Yasser Arafat, líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y presidente de la Autoridad nacional palestina. Los diarios serían 19 volúmenes entre 1985 y 2004. La lectura de estos diarios sería una mina de información sobre guerras, cambios de información, de prisioneros, misiones secretas y hechos que hasta ahora han sido oscuros para la Comunidad Internacional.

Entre otras cosas, el diario revelaría de un encuentro secreto con el ex Presidente italiano Silvio Berlusconi en 1998. Encuentro en el cual se discutió de financiamientos ilícitos que Berlusconi habría hecho en la época a favor del Partido Socialista italiano (PSI) de Bettino Craxi. Plata que debía ir al PSI y en cambio viró hacia la OLP de Arafat.

En 1985, además, Arafat admitiría que tuvo reuniones secretas con Giulio Andreotti (entonces Ministro de Exteriores) sobre el secuestro del crucero Achille Lauro, secuestro actuado por terroristas palestinos. Aquí el ex presidente palestino revela que fue Giulio Andreotti quien cubrió la fuga del famoso terrorista palestino Abu Abbas, primero en Bulgaria y después en Túnez. Después de este hecho nunca más hubo atentados de la OLP en Italia: “Italia es la orilla palestina en el Mediterráneo” escribe Arafat.

En los diarios el líder palestino no se asumiría nunca las responsabilidades de ningún atentado. Se limita a acotar que los hubo. Le proponían atentados y respondía como se diría en buen chileno: “hagan la wea que quieran”.

Los diarios nos cuentan también que Arafat era profundamente contrario a la Primera Guerra del Golfo (1990-1991): “Tengo que ir con él (refiriéndose a Saddam Hussein), mi pueblo me lo impone, pero lo llamé decenas de veces para decirle que lo que estaba haciendo era de locos”.

También están los polvos en Libia con Gadafi.

El ex Presidente palestino le dedicaría mucho espacio también a sus estrechas relaciones con Fidel Castro: cuenta con afecto y estima los distintos encuentros con Castro, hasta su último en La Habana.

Encuentros secretos, homicidios, atentados, acuerdos, complot serían los contenidos de este histórico documento con el cual no se podrán publicar libros ni hacer películas.