El sitio HayNoticia.es publicó un hecho insólito ocurrido al interior de un local de comida rápida ubicado a la salida de Jerez.

Resulta que un individuo que se sintió profundamente estafado por la hamburguesa que le habían llevado a la mesa no encontró nada mejor que protestar metiendo su pene entremedio de los panes.

“Esto si es que es carne, coman de aquí cabrones”, gritó el sujeto.

Tras tal acto, el hombre fue expulsado a la fuerza del recinto. El encargado del local señaló que “escuché los gritos, no voy a reproducir lo que decía, pero todo era relacionado con la carne y sus partes íntimas, en cuanto lo vi mostrando el pene al resto de clientes mandé echarlo de inmediato”.

En tanto, el protagonista de esta historia aseguró que “lo que debería de ser un escándalo es lo que supuestamente nos intentan vender como carne. Dan ganas de hacerse vegano con esa mierda, es verdad que no fui muy fino con mi protesta, pero me salió del alma”.