Con el título “Desde Chile, en solidaridad con los estudiantes de Estados Unidos” comienza una carta de parte de cuatro diputados de la llamada bancada estudiantil en apoyo a los alumnos norteamericanos en el marco de las últimas tragedias que han tenido a causa de tiroteos en centros escolares.

Firmada por Giorgio Jackson, Karol Cariola, Gabriel Boric y Camila Vallejo la misiva señala que “Les escribimos desde el país más austral del continente americano, en primer lugar, para acompañados en este momento de dolor, de rabia y de fuerza que los moviliza. Es casi imposible lograr dimensionar el miedo que debe recorrer sus cuerpos tras repetirse una y otra vez estos asesinatos masivos en sus escuelas y universidades. Sin embargo, la sensibilidad de sus testimonios, la fuerza de sus discursos, la preparación de sus argumentos y la justicia de sus demandas se ha sobrepuesto al miedo y han logrado hacer del movimiento que lideran un fenómeno global con el cual es casi imposible no empatizar”.

Al mismo tiempo los parlamentarios señalan que “en nuestro país, Chile, desde hace más de una década los estudiantes nos fuimos levantando para que la educación de calidad sea considerada como un derecho para todos y no parte de los privilegios de algunos. Una lucha por un bienestar compartido, para que todos puedan desarrollar sus proyectos de vida y encontrar las herramientas para transformar la sociedad sin tener que hipotecar sus vidas en un crédito o verse forzados a acceder a instituciones educativas de segunda o tercera clase, muchas de las cuales ven en la educación sólo un medio para su lucrativo negocio”.

En el mismo tono, la carta señala que “La unión hace la fuerza, siempre nos dijeron, pero no fue hasta esos momentos que comprendimos empíricamente el valor de la organización. No fue sino por la movilización masiva, creativa y perseverante de centenares de miles de estudiantes y sus familias que la educación pública, gratuita y de calidad para todos se instaló en la agenda pública, y ha empezado a materializarse aunque todavía queda por avanzar y mejorar. La organización y la movilización logró cambiar el horizonte de las políticas públicas durante al menos los siguientes 10 años y probablemente siga hasta que logremos plenamente lo demandado”.

Llegando a la parte final del documento, los diputados señalan que “Sabemos que no es suficiente con pedir derechos, como si fuera un favor. Es necesario exigirlos, más aún en su caso cuando la causa en juego se trata de la vida misma”.

Así recuerdan que “en nuestro caso, varios tomamos la decisión de volcarnos a la política institucional para empujar los cambios desde ese espacio de poder, aunque existen muchas formas de luchar por una causa. Por eso creemos entender la impotencia que surge cuando -principalmente los políticos o voceros de la industria armamentística- no los toman en serio por ser jóvenes, o cuando con evidente condescendencia y conflictos de interés por el lobby de las armas, les repiten las incoherentes y contradictorias interpretaciones de la constitución que les fue heredada”.

Así critican a los que “‘en el nombre de la libertad’ justifican lo que a todas luces constituye un peligro injustificable en sus escuelas y sociedad. Sin embargo, ustedes como estudiantes son los que les están dando clases a ellos, y eso se nota a miles de kilómetros de distancia”.

Debido a todo lo dicho “quienes firmamos queremos manifestar nuestra admiración por la valiente lucha que están liderando. Están siendo ejemplo de coraje para estudiantes de USA y del mundo, para sus hermanos grandes y para los pequeños, para sus padres y sus abuelos. Sepan que no están sólos y que día a día se seguirán sumando voluntades para que una tragedia como la ocurrida no vuelva a pasar #NeverAgain.

“Frente a la idea de que los jóvenes debemos dejar a los mayores decidir, nosotros decimos: BS!
Con solidaridad y admiración, Camila Vallejo Dowling, Gabriel Boric Font, Giorgio Jackson Drago, Karol Cariola Oliva”.