“El otro día me llamó un amigo periodista para decirme sin anestesia: ‘oye, hueón, hace tres horas te publicaron en Ciper, estái implicado en la Operación Huracán’. Yo lo único que atiné a decirle fue ‘qué chucha’. Y me mandó el link. Y, efectivamente, estaba mi nombre dentro de un artículo donde se explicaba de que Álex Smith, el profesor chanta de Carabineros, el que tiene un nombre que suena como a Max Power de Homero Simpson, me había estado investigando a raíz del video parodia que hice de la Universidad del Paco Chileno, donde insinúo que los pacos que roban son pacos culiaos, y que subí a mi cuenta de Youtube. Todo lo que dice Álex Smith en su informe, es falso: el video no se viralizó inmediatamente ni fue publicado en La Red. Es cierto que trabajé en ese canal pero fue hace como cinco años. Quizás el profesor chanta de Smith vinculó esa información con mi facebook donde dice que aún trabajo en ese canal. Habría sido más fácil para él que hubiese obtenido más información mía, agregándome como amigo, donde tengo un perfil público, porque ahí no oculto nada. Al contrario, tengo todo para mostrarme. Es más, hasta mis fotos en pelota que me he sacado las he publicado ahí. El informe de Smith explica también que el video fue viralizado como 128 mil veces por whatsapp, pero eso es imposible de medir. Si se pudiera, ya existiría un modelo de negocios de publicidad por whatsapp y eso no se ha hecho. Yo creo que puso eso para justificar la pega y su programa chanta. La Antorcha es puro humo. Y para qué decir la investigación que ha sido una pendejada.

Cuando leí la noticia, al principio, me cagué de la risa y dije ‘este es el mejor remate de mi chiste’. Pero luego me llamó harta gente para decirme que esta hueá es muy grave y que no debiera bajarle el perfil. Y me perseguí: borré todos mis whatsapp, mis conversaciones prohibidas con mis chicas, mis fotos porno. Y es segunda vez que me pasa. Hace muchos años, en tiempos de Piñera, la Contraloría General de la República emitió un informe a TVN por los videos que hicimos con Difamadores donde nos reíamos de Hinzpeter. Y por eso nos bajaron del canal. Ahí uno podría entender que te hueveen porque trabajaba en un canal estatal con un gobierno de turno. Pero no se entiende cuando uno no trabaja para la institución de Carabineros y, más aun, que de forma ilegal y sin una orden judicial te espíen. Aquí lo grave es que se está investigando a periodistas que emiten opiniones o hacen contenido contra Carabineros o cualquier institución. Yo no quiero que quede esto así. Por eso voy a poner un recurso de protección porque es una forma de reaccionar frente a un atropello hacia los periodistas. No se puede dejar pasar. Te están diciendo: ojo con lo que hagas, porque te estamos espiando. La Antorcha me tiene las hueas hinchadas.

Quiero pensar que todo es un gran chanterío de Álex Smith. Porque, de lo contrario, andaría realmente perseguido. Obvio. Si te están investigando. Si eres parte de una Operación que se llama Huracán y que es a nivel nacional. Y que salgai nombrado, aunque sea en la colita dentro de ese gran operativo, es preocupante. Pero prefiero pensar que no. Para mí, el profe Smith es mula, pero preocupante. Piensa en las comunidades mapuche afectadas por jueguitos como estos. Para mí puede ser hasta un hueveo, pero para ellos es algo sumamente grave porque estuvieron acusados de terrorismo y encarcelados injustamente.

Estoy cada vez más convencido de que Smith se merece un video parodia. Aunque ya es una parodia en sí mismo. Ahora, igual tenís que cachar que los pacos están culpando al último hueón de la cola. Smith, de hecho, es un civil. Ni siquiera es paco. Puede ser fácilmente un conejillo de Indias dentro de la institución. A esta altura es fácil culpar a Smith y lavarse las manos.

Yo veo mi video y me encanta, sobre todo ahora que sé que llegó al receptor. Es maravilloso. Me siento feliz porque lo vieron los pacos. De hecho, cuando supe, aplaudí. Estaba contento. Esto lo único que provoca es que me den más ganas de huevear a los pacos. No me frena. Hay que perderles el miedo. Ellos deberían preocuparse más de los videos que ellos mismos protagonizan y que realmente son una vergüenza como cuando salen botándole la comida a las señoras que venden en la calle. Pero no andarse preocupando de tonteras”.