Junto con afirmar que le “costó mucho”, el histórico Gutenberg Martínez informó que “ayer (sábado) cumplí con formalizar mi retiro del PDC”.

En conversación con La Tercera, Martínez explicó que no se quedó en el partido a dar la batalla desde adentro “porque esas peleas ya se ha comprobado que no llegan a nada. Los temas no se definen y se postergan, y al final se sigue en lo mismo”.

Añadió que “años atrás, junto a un pequeño grupo de camaradas, diseñamos un plan estratégico para la DC a 10 años plazo. Se aprobó con aplausos y por unanimidad. Lamentablemente, nunca se implementó. Lo que queremos es construir a partir de nuestra inspiración y no seguir ‘peleando'”.

El ex timonel de la falange -que se sumó a la renuncia de Soledad Alvear- aseguró que “si uno se fuera para la casa sería probablemente más fácil, pero en nuestro caso, la salida es para ayudar a constituir algo nuevo. Y eso es un trabajo gigantesco: de organización, de captación, de estructuración, de recorrer el país. Quedarse en un medio que uno ya conoce y en el que, por lo tanto, se desplaza con facilidad, no es innovar en lo que uno está haciendo. Por lo tanto, es más fácil quedarse, porque es lo que haces habitualmente”.

Precisó al respecto “la decisión de retirarse es dura, difícil y dolorosa. Y es enteramente respetable que otros amigos piensen que tiene lógica seguir militando en el partido. A ellos les deseo el mejor de los éxitos en la decisión adoptada”.

En otros pasajes de la entrevista, el Gute afirma que no se va derrotado de la DC y que “las críticas y la suposición de intenciones es parte de algunas reacciones. Eso es parte de la vida. Lo de fondo es que la crisis de los partidos es multiorgánica. En ellos el principio democrático para resolver diferencias no se acepta. El que gana no gana y el que pierde no pierde. Las estructuras del pasado no responden al presente y a la exigencia ciudadana”.

Por último, dedicó un mensajito a quienes dicen que aquí hay un arreglín para que más gente abandone la DC: “Hemos sido extremadamente respetuosos. He sido invitado a muchas asambleas y reuniones en estos períodos de reflexión, para ir a dar a conocer mi opinión, mis dudas. Y solo acepté ir a una reunión en febrero. Las decisiones son personales, personalísimas. Nosotros no queremos hacerle daño al partido en el cual hemos vivido tanto tiempo. Tampoco podemos limitarnos a irnos a la casa, cuando lo que queremos, precisamente, es formar algo nuevo para, en nuestra perspectiva, salvar la presencia del ideario DC”.