Era alumna del Colegio Nido de Águilas, tenía 16 años y le fascinaba la música, tanto así, que escribía sus propias canciones.

Según da cuenta el informe realizado por La Tercera, en su carta de despedida, Katherine Winter Zamorano, pedía perdón por la decisión que había tomado.

La joven desapareció el pasado martes, luego de que un amigo de su hermano la llevara al colegio durante la mañana. Según el medio citado, que accedió al parte oficial, tras encontrarse con una amiga en la entrada, la alumna dijo que se le había olvidado algo en el auto y que regresaría a buscarlo. Pero no volvió más.

Fue ahí cuando los mismos estudiantes alertaron a la dirección del colegio y comenzó la búsqueda que se extendió a redes sociales. Todo culminó a eso de las 17.00 horas cuando los trabajadores de una cafetería Starbucks de Providencia la encontraron en el baño del recinto, muerta.

El parte policial informa que la alumna de noveno grado (equivalente a 1° medio) era insultada en un grupo de Facebook cerrado, situación que se habría generado tras asistir a una fiesta el fin de semana pasado.

La carta que dejó Winter actualmente es periciada por la Policía de Investigaciones (PDI) y el caso está a cargo del fiscal de flagrancia, Ernesto Navarro. De todos modos, al no existir una denuncia formal no se puede iniciar una investigación.

Enérgica y alegre

La joven ingresó al Colegio Nido de Águilas en el año 2013. Katy asistió hasta los 11 años a La Maisonnette. Le gustaba jugar hockey en el club del colegio y quienes la conocían, contaron a LT, que era una niña “con energía, alegre y creativa”, y que lo que más le gustaba era cantar.

“Nunca pensé que serías tú a quien vería partir”, era una de las frases de ‘Goodbye’, la última canción que escribió la estudiante antes de morir. “Esta canción es sobre un amigo que me gustaba. Se iba a ir a vivir a Londres, y no quería que se fuera sin saber lo que sentía. Escribí ‘Goodbye’ esperando que alguna vez me recordara”, relató la joven en la descripción de la canción, publicada en Soundcloud en abril pasado.

“Lo que le pasó a Katy era evitable, pero para qué vamos a buscar culpables. Fui una mamá que dio todo lo que pudo dar”, dijo la madre de Katherine, Evanyely Zamorano, durante la despedida realizada en la iglesia Evangélica Alianza Cristiana y Misionera.