En conversación con Viernes de La Segunda, el cura Sergio Cobo, víctima de Fernando Karadima, y quien viajó recientemente a Roma para hablar con el Papa del asunto -junto a otras ocho personas, habla de los abusos que padeció ante el expárroco del Bosque. Así lo narra.

“Primero acepté que era víctima de abuso de conciencia y, hace muy poco, que fui víctima de abuso sexual. Aunque ni se asemeja lo que pasaron los otros denunciantes que tienen experiencias muy tremendas. Fue en su pieza, una vez que veníamos llegando tarde de Viña, con otra persona, porque nos habían mandado a hacer unos trámites. Eran como las 11 de la noche. Pasamos a despedirnos y fue ahí que él me tomó por los hombros y me dio un beso en la boca. Yo tenía 22 años, estaba a punto de entrar al seminario”.

Consultado por su reacción, Cobo admite que quedó helado. “Después supe que esa era la reacción de una víctima ante una persona que te ha llevado a una dinámica en la cual él es casi tu conciencia, él es quien decide el bien y el mal y, además, tiene la última palabra de las decisiones en tu vida”.

Cobo relata también que a Karadima tenía que preguntarle todo. “Nos decía cómo teníamos que cortarnos el pelo o qué ropa usar, y si desobedecíamos en algo te retaba de una manera terrible y te hacía sentir una angustia tremenda. Es el peso sin contrapeso”.

La entrevista completa acá.