Toda esta historia comienza el día en que Sebastián Piñera nombró a la exDC Mariana Aylwin en una comisión de educación, situación que generó variadas opiniones, entre ellas una del escritor Jorge Baradit.

“Wn, acaban de pasar el fantasma de Pinochet, una serpiente y Judas Iscariote y le gritaron “Porquería traidora” a Marianita Aylwin” fue su texto en Twitter, a lo que vendrían varias repercusiones.

La hija del fallecido Patricio Aylwin le contestó en la misma red social, señalando que “Me cae bien Baradit, me he leído sus libros y lo he defendido entre quienes lo encuentran liviano, lamento su prejuicio conmigo y que sin conocerme haga esta broma ofensiva”.

Baradit replicaría escribiendo en la misma red social: “Así es la vida, Mariana. Tu no me caes bien a mi. Fuiste obstáculo odioso y permanente para el gobierno de reformas, a pesar de pertenecer a la DC. Ahora te cambias de bando y a al área donde tenías esos intereses. Me retracté de la primera palabra de mi frase, de la segunda no”.

Ahí vino el último mensaje de Aylwin, con la esperanza de cerrar el tema “No necesito caerte bien pero tratar a alguien de piratería porque no piensa como tú es totalitario. Ahora los dos nos caemos mal . Pero jamás te diría porquería. Fin”.