La justicia decretó este viernes prisión preventiva para el gendarme que no evitó las torturas propinadas por internos de la cárcel a dos ecuatorianos acusados de asesinar a una trabajadora de la Universidad de Chile en el Barrio República

Fuentes judiciales informaron que la decisión fue tomada por la jueza titular del decimocuarto tribunal de Garantía de Santiago, Cecilia Toncio, quien ordenó la medida cautelar de 70 días de prisión preventiva para el gendarme Héctor Palma.

Se le acusa por el delito de apremios ilegítimos y tortura, al no actuar a tiempo para evitar los golpes contra dos ciudadanos ecuatorianos en la cárcel Santiago Uno.

Los ecuatorianos agredidos se encuentran en prisión preventiva desde el martes pasado, cuando fueron imputados junto a otros jóvenes por el delito de robo con homicidio en contra de Margarita Ancacoy, de 40 años.

El miércoles circularon en redes sociales imágenes que muestran a dos de estos jóvenes ecuatorianos arrodillados y con las cabezas rapadas mientras otros convictos les pegan puñetazos, patadas y les aplican descargas eléctricas con un cable pelado.

De esta forma, la jueza accedió a la petición de la fiscal Marcela Adasme, de la Fiscalía Metropolitana Centro Norte, quien argumentó que el funcionario representa un peligro para la sociedad, debido a su actuar negligente, que es lo que se tratará de probar durante la investigación.

La persecutora solicitó la medida de prisión preventiva y pidió una pena de entre cinco años y un día y diez años.

“Parece totalmente inconcebible que en 40 minutos el gendarme no haya escuchado ni haya visto nada que le llamara la atención, al momento de la agresión y los apremios ilegítimos”, sostuvo la fiscal.