La cantante mexicana se encuentra en plena promoción del tour ‘Juntitas’, en donde comparte escenario junto al trío Pandora. Allí repasan parte de su historia musical y cada uno de sus éxitos en un show emotivo, nostálgico y lleno de energía.

Sobre su más reciente trabajo en los escenarios, el fallido hit “El apagón”, el feminismo y su pasado con Luis Miguel, son los temas de los que Yuri habló con este pasquín.

¿Cómo ha sido reencontrarse con Pandora y trabajar juntas?
-Muy padre, porque estamos en la misma casa de representación y está muy de moda esto de trabajar en colaboración con otros artistas y hacer giras juntos. Con Pandora tenemos una linda amistad, nos conocemos hace mucho tiempo y es mucho mejor trabajar con personas que tengas una amistad, que tengas química, que con alguien que no tienes nada de onda. A esta edad, se dan mucho los tríos o duplas que no se llevan muy bien. En el caso de Pandora y yo nos llevamos muy bien. Hicimos una gira por Estados Unidos bastante exitosa, paramos ahora por lo del mundial y seguimos trabajando juntas el próximo año, esperando llegar a Chile durante el próximo año.

LUIS MIGUEL /LUISITO REY

Está muy de moda la serie de ‘Luis Miguel’, producida por Netflix. ¿Pudiste verla? ¿Qué te pareció?
– Sí, claro que la vi. Bueno, siempre en una serie hay cosas ficticias y muchas otras ciertas. Tuve la oportunidad de compartir con él hace muchos años y bueno, no puedo decir mucho de vida privada porque yo no vivía con él. Compartía con él, pero no nunca fui su novia, para decirte yo vi esto, estuve todo el día con él, cosas de él o de su mamá o papá. Yo con el papá no logré compartir mucho. Creo que a su papá lo vi dos veces, cuando compartimos escenario con Luis en entregas de premios. Obviamente esta serie depende mucho del artista, de qué es lo que quieres aumentar de la realidad para que el público lo vea. En el caso de Luis Miguel, por lo que he oído, que hay muchas cosas que son ciertas y muchas cosas que están enredadas. Los escritores hicieron de las suyas.

Pero ustedes sí llegaron a ser muy amigos…
-La verdad es que sí. Creo que fui de las pocas amigas que él tenía, porque casi todas las amigas, eran “amigas” (risas). Bueno, ¿cómo juzgarlas? Con esa cara y ese cuerpo, no hay ninguna que no haya querido tener algo con él más serio. Pero bueno, él es un hombre que no se deja atrapar. Yo tuve la oportunidad de compartir muchas veces con él, él era un muy buen amigo mío. Lo era, porque después él se fue. Yo pienso que todo lo que él pasó con su familia lo hizo ser un hombre inseguro, y eso también provocó que se alejara de sus amigos. Además se fue a vivir a otro país. Desde ese entonces ya no lo volvimos a ver mucho.

¿Nunca más lo volviste a ver?
-Una vez más, en un concierto y nada más un ratito, pero ya no como antes. La recuerdo como una amistad muy hermosa. Lo quiero y respeto mucho. Es un artista bárbaro. Sí, obviamente ha vivido cosas muy fuertes y que ahora, gracias a la serie, podemos entender un poco más, por qué él es así: tan hermético, él casi no comparte su vida, no comparte su tiempo con otros artistas tampoco, con su público o sus amigos. Lo entendemos. Al menos yo, ahora lo entiendo.

¿Cómo recuerdas su personalidad, cuando eran cercanos?
-Él siempre fue una persona muy sencilla, al menos conmigo, nos echábamos unas buenas pláticas. Hablábamos mucho de nuestra carrera, yo hablaba mucho de mi vida privada con él y él de vuelta no lo hacía tanto. Pero siempre me escuchaba. Él escuchaba todas mis soledades, escuchaba los problemas con mi madre, los problemas con mi familia y él siempre tenía un tiempo para escucharme y eso se lo agradezco mucho. Siempre me buscaba. Siempre nos buscábamos. Yo lo buscaba en Acapulco, él me buscaba en Ciudad de México; a veces nos encontrábamos en mi casa o en su penthouse. Tuve la oportunidad de salir muchas veces con él y muchas veces salí con sus novias. Yo era como la acompañante indeseada, les decía: “¿Pero pa’ qué me invitan?, ¿cómo haces esto conmigo ahí?”. Dos de sus novias eran amigas mías y hasta ellas me invitaban y me decían “vente, los tres a ver la peli” y nos íbamos al cine. Nuestra amistad era otra cosa. Realmente pues me hubiese encantado que fuera mi novio, por supuesto, me hubiera encantado tener una relación con él porque era un hombre muy guapo. Sin embargo lo mío fue otra cosa, fue una amistad. Además, yo también vi que no era muy de su gusto, no era como la típica mujer que él deseaba. Por eso creo también que tuvimos esa relación tan bonita, tan profunda.

Y la serie de tu vida, ¿cuándo?
-En eso estamos. Es un productor muy importante acá en México que está interesado en armar una serie con mi vida. Está muy de moda eso, espero que cuando la saquemos ya no sea tarde, porque ya salieron varias. No quiero que la gente diga: “ya, otra historia más, cómo que ya cansa, ¿no?” de tantas que ha habido. Al menos en este lado del mundo. Estamos en el momento de recaudar todas las situaciones que me hicieron ser quien soy. O sea quiero que si se hace mi serie, se cierren capítulos. He visto otras series en donde no lo hacen. A donde al artista lo ponen como el pobrecito, el sufrido, pero los artistas también tenemos un lado oscuro. Si vas a contar tu historia también tienes que exponerte. También tienes que mostrar tu lado oscuro, que la gente vea que sus artistas no somos unas ‘peritas en dulce’, que tenemos nuestro lado muy oscuro. Y un lado bueno, como todos los seres humanos. Entonces hay muchos artistas que se han cuidado y piden que saquen la parte en que estoy drogado. Hacer eso no es una serie, para mi una serie es mostrar todos los lados buenos y malos, sino para qué hacerla. La idea no es ponernos en un altar, para que te digan “ay, pobrecita”. Ay no, qué flojera. Por eso yo en mi serie voy a decir la verdad.

¿Qué cosas vas a contar ahí?
-Todo, supongo. He sufrido muchas cosas. He pasado momentos muy difíciles con mi familia, con mis relaciones y obviamente que cada círculo que se abra, también se cierre. O sea, hubo un momento de mi vida en que tuve muchos conflictos con mis hermanos, también quiero que se muestre qué pasó con mi vínculo con ellos. Eso también es padre, que dejes un mensaje de decir oye, esta artista era así, pero después terminó así. Eso de dejar todo a medias es como jugar con los sentimientos del televidente, por rating. Yo pienso que lo que yo quiero hacer es que la gente conozca mi vida y sepa que ha pasado en ella, todos mis conflictos y cómo me transformé en quién soy.

Y obviamente me voy a centrar en mi historia. Hay mucha gente que tiene miedo de que uno hable y dicen “chingo, no. Esta vieja va a hablar de mi y va a hablar de mi homosexualidad o va a decir que yo me metía droga”. Pues a mi no me interesa lo que pase en la vida del resto. A mi me importa contar mi historia, no tengo derecho a contar la vida del resto.

¿En qué proceso va la serie?
-Al regreso de mis vacaciones me reúno con los escritores que llevan varios meses de investigación muy exhaustiva. Queda todavía que cuente mis cosas más íntimas. Lo que puedo decir es que vamos a contar una historia muy padre y muy diferente a lo que ustedes han visto.. Me gusta mucho como están pensado mi historia. Obviamente quiero participar de los castings de las Yuri: de la Yuri chica, de la Yuri adolescente, de la Yuri treintona y obviamente quieren que yo sea quien interprete a la Yuri actual. Quién mejor que yo para contar mi historia. Le voy a dar mucho más sentido que un actor. Estamos en un 60% de la serie. Todavía estamos construyéndola.

¿Qué episodio de tu vida no puede faltar ahí?
-Bueno, obviamente uno de los episodios más fuertes fue cuando me escapé de mi casa. Hay varias cosas que la gente no sabe, que son muy fuertes. El pleito de mi madre y en qué acabó eso. En el caso de la serie de Luis Miguel se ve que él no cerró círculos con su papá: vimos que se pelearon, se odiaron, pero nunca se cerró ese círculo. ¿Qué pasó? ¿Se perdonaron? Eso es lo que yo quiero: cerrar círculos. Que la gente vea qué pasó con cada historia, con cada situación de mi vida. Cuando me casé con Fernando Iriarte, como se ve en la serie de Luis(1×04), fue muy fuerte para mis padres, para mi familia.

¿Es verdad que en ese momento Luis Miguel tuvo un rol fundamental, cuando te escapaste y casaste con Fernando Iriarte?
– Sí, por supuesto. Él fue clave. Él estuvo muy pendiente y su papá también me ayudó de manera indirecta, fíjate. Siendo que dicen que era un hombre malísimo, recuerdo que cuando me iba a escapar de mi casa, Luis Miguel era el único que sabía. Nadie más tenía idea y fue porque canté con él esa noche. En el ensayo él me vio muy mal y me invitó a un departamento de soltero que tenía su papá y me dijo por qué no te quedas ahí. Luis Miguel le habló a su papá y le pidió permiso. Luisito Rey le dijo: “sí, agárralo, Yuri, por favor. Tienes un departamento y si te quieres ir de tu casa, puedes irte ahí. No te vayas a un hotel”. Yo tenía 21 y él 15 o 16 años.

Todo esto te lo cuento para decirte que sí, que yo recibí ayuda de él como amigo. Él era un buen amigo. Por eso yo no tengo nada malo que decir de él. Si él ha hecho de su vida cosas buenas o malas, no soy quien para juzgarlo. Yo no soy juez, yo lo quiero mucho. Pero efectivamente, con esta serie, ahora sé mucho más de lo que pude conocerlo, porque era muy hermético. Aunque claro, con un padre que hace todo eso, no confías en nadie.

Desde hace un tiempo dejaste de cantar la parte final de una de tus canciones más famosas: El Apagón. ¿Por qué tomaste esa decisión?

– La omití, la quité, ya no me gusta mucho. Obviamente hay un contexto social en que ya no se pueden cantar ciertas cosas. Hacerle daño a los niños, la trata de blancas, cuántos casos de padres que violan a sus hijas, que maltratan a sus hijastros, yo pienso que como una mujer de principios no puedo cantar eso, definitivamente. Por eso omití esa parte de ‘El apagón’. Obviamente es un éxito que la gente pide, pero sí hay partes que puedo cantar y otras con las que tengo que ser coherente con lo que digo, con lo que soy y con lo que pienso.

¿Cómo has visto el movimiento feminista a lo largo del mundo? ¿Ha impactado el tema en México también?, ¿cómo te involucras con él?

– Yo pienso que está bien. Yo pienso que las mujeres durante muchos años atrás, ahora ya no, fueron pasadas a llevar. No creo en el feminismo. Pero sí de una u otra manera creo en los valores. Creo que una mujer no puede ser vejada, no puede ser maltratada, no puede ser ultrajada. Lo que están haciendo las mujeres está fantástico. Está fantástico denunciar a todos estos personajes que a través del poder abusan. Claro este fue el turno de gente famosa, pero también hay mucha gente que no es famosa y que siguen abusando de ella. Entonces yo pienso que las mujeres tenemos que hablar y no solamente las mujeres. También hay hombres que en sus trabajos han sido violados y ultrajados por sus jefes. “Tienes que hacer esto o si no te corro, tienes que hacer esto porque o si no no vas a tener trabajo”. O sea hello, ¿dónde estamos? Yo veo perfecto que la mujer hable, veo perfecto que la mujer salga a hablar del respeto que merece, porque ya estuvo bueno, ¿no? Eso me encanta.

¿Enfrentaste en algún momento de tu carrera algún episodio de acoso?
-Nunca, en ninguna parte de mi carrera, en ningún momento de mi carrera, con mi madre y sin ella, sola, en los momentos de relajo de mi vida… Nunca, nunca, ningún productor me hizo una propuesta indecorosa, porque yo no les daba motivos, porque yo siempre les hablaba de usted, siempre. Ponía mi raya. Creo que ese tipo de personajes abusan porque ellas lo permiten, porque ellas quieren llegar a la fama. Eso también está mal. Porque tarde o temprano te sale el tiro por la culata. Pero ya no nos podemos quedar calladas, no más. Así le hacemos un bien a la sociedad, el día de mañana yo tengo una hija, una sobrina, prima y el día de mañana ese personaje abusador va a seguir haciéndolo. Entonces es mejor que ese personaje esté en la cárcel y no haciendo sufrir a las mujeres.