Una insólita explicación lanzó el sacerdote italiano, Paolo Glaentzer, tras ser detenido luego de abusar de una niña de 11 años en su auto.

Según consigna el diario Corriere Fiorentino, el religioso aseguró que “hay simpatía mutua con la niña, cuando me enteré de que tenía 11 años… yo creí que tenía al menos 15”.

Añadió que, en este caso, “el diablo me puso una zancadilla”.

Junto con admitir que “siento mucho lo sucedido”, dijo que “he cometido un error, lo admito. Nuestro Señor lo considerará. Él es capaz de hacerlo”. El hombre permanece bajo arresto domiciliario en lo que un juez determina su sentencia.