Desde su casa en la comuna de San Joaquín salió la caravana en honor a Ana González de Recabarren, la defensora de los Derechos Humanos que falleció este viernes 26 de octubre.

Cientos de personas salieron a la calle a homenajearla y acompañaron el féretro hasta el Cementerio Católico en Recoleta.

El director del Museo de la Memoria, Francisco Estévez, dedicó unas palabras a una de las fundadoras de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos. “Fue una compañera que derrotó la tristeza y supo ser más fuerte que el dolor. Que tuvo la claridad para iluminar la noche más terrible de los últimos tiempos y ella representa fielmente lo que es la memoria. La memoria que es más fuerte que la desmemoria, la memoria que nos permite seguir luchando por la justicia, contra la indignidad y por los valores que ella creyó, y que todos creemos. Que son la paz y los derechos humanos”.

Hasta el lugar llegaron cientos de personas que vitorearon su nombre y cantaron en agradecimiento a su lucha.