El diputado del Movimiento Autonomista, Gabriel Boric, mandó un claro recado a todas las izquierdas del mundo, todo esto tras el triunfo del ultraderechista Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales brasileñas realizadas este domingo.

“Que lo que está pasando en Brasil sea aprendizaje para las izquierdas”, partió diciendo el ex dirigente estudiantil.

Agregó que deben asegurar el “no ceder un centímetro a la corrupción, no ningunear ni caricaturizar las preocupaciones de nuestro propio pueblo, ofrecer alternativas en positivo al miedo”.

“Tenemos mucho trabajo”, avisó el parlamentario del Frente Amplio.

Recordar que en agosto Boric incendió la pradera al exigirle a la izquierda que condenara las situaciones en Cuba, Venezuela y Nicaragua, relativas a la violación de los derechos humanos del pueblo.

El diputado planteó “reflexionar sobre cómo desde la izquierda abordamos el problema de los derechos humanos más allá de nuestras fronteras. Evidentemente este no pretende ser un texto concluyente, sino un aporte a un debate que nos conflictúa, pero que es necesario abordar”.

Precisó que “la premisa básica para mí es la siguiente: Los derechos humanos deben ser respetados universalmente y su violación debe ser condenada sin matices, independiente de quienes sean las víctimas y los victimarios. La derecha de manera permanente interpela a la izquierda por la violación de ddhh en Cuba o Venezuela mientras relativiza la violación de ddhh ocurrida en Chile durante la dictadura de la que fueron parte exigiendo ‘contexto’, y por su parte, un sector de la izquierda interpela permanentemente a la derecha por su complicidad con las dictaduras del cono sur latinoamericano de la segunda mitad del Siglo XX, pero no es capaz de reconocer la restricción de libertades o violaciones a los ddhh cuando estas son realizadas por gobiernos que considera afines”.

Para leer la reflexión completa de Boric de aquella oportunidad, pincha la siguiente publicación:

Gabriel Boric incendia la pradera llamando a la izquierda a condenar a Cuba, Nicaragua y Venezuela

Boric reflexiona “¿Ser crítico del gobierno de Maduro significa necesariamente estar con el sector golpista de la oposición venezolana? ¿Condenar la violenta represión estatal en Nicaragua significa validar los asesinatos cometidos por bandas armadas contra militantes sandinistas?