Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Uncategorized

27 de junio de 2009

Un balazo en la cara

Por

POR CLAUDIO BERTONI

Un chileno en Pensacola tiene un balazo en la cara se salvó de puro milagro ahora vienen las cirugías y uno pasa de largo cirugía qué bueno por lo menos no se murió y cuando esto se publique pocos se acordaran del asunto y así es la vida reciencito no más tuvimos el milagro dicen algunos de la recuperación de una hijita del ministro de hacienda y una periodista que fue un poquito de felicidad para todos pero eso se irá olvidando también y será un bonito recuerdo también olvidado pero a veces recordado y ahora quiero volver al chileno de Pensacola él estaba en Norteamérica aprendiendo inglés mientras trabajaba en algo y en una especie de fiesta de despedida con otros latinos en su mayoría compatriotas un xenófobo dispara desde la calle y le da un balazo en la cara en qué parte no sé pero dicen que es un milagro que se haya salvado no voy a hablar del momento en que la bala entra en su cara supongo que habrá perdido el conocimiento lo que es un alivio para nosotros y sobre todo para él ahora voy a pensar en cuando recupera la conciencia y me imagino que todo eso es trabajo de los analgésicos y no puedo ignorar la intensidad y cantidad de dolores fisiológicos que puede sentir tampoco lo conozco no conozco su imaginación ni su inteligencia ni el umbral de su dolor no sé nada acerca de él pero sí sé y todos lo sabemos estamos contentos en el fondo o en la superficie que no nos haya pasado a nosotros ni a nuestros hijos ni a nuestros hermanos ni novias ni sobrinos ni papás ni amigos ni siquiera y todo esto es perfectamente natural así es la vida y eso es en parte lo que a mí no me gusta de la vida esta separación insalvable que es más dolorosa cuando se trata de los amados que no reciben en su vientre la comida que engullimos nosotros ni nosotros los balazos que entran en su cara pero así es la vida y no hay nada que hacer y aquí aparece nuestra hermana religión con sus alivios pero no vamos hablar de ella vamos a hablar o por lo menos yo voy a hablar y a pensar en el chileno (gringo lapón o boliviano) que ni sé cómo se llama y que no está donde estamos ni usted ni yo él está en USA a miles de kilómetros de su casa pensando o no en la infinidad de posibilidades que la cirugía tendrá maliciosamente o no en su cara y los días pasan y el tiempo pasa y no hemos hablado de dinero todavía ¿existe un seguro celestial que lo proteja de por vida? no lo creo así es que ahí no me pronuncio minuciosamente al menos ya que no hay que ser un genio para darse cuenta que puede ser difícil pasadito para infranqueable pero no sé ojalá tenga suerte por lo menos en ese sentido ¿y se imaginan lo que es estar riéndose rodeado de amigos en Florida y recibir no sé si el impacto o el ruido primero de un torbellino absolutamente incomprensible para nosotros y más incomprensible para él aún? el tiempo es infranqueable instante tras instante es lo que ahora le toca a su cuerpo y sobre todo a su cara y “tiempo al tiempo” claro pero miren el tiempecito que le tocó ahora escribo esto en una semana usted lo lee pasa como un vientecito por su cabeza y después se olvida porque así es la vida y nadie se acuerda tampoco de los que nadie se acuerda porque no salen en la tele ni en los diarios además ¿qué podría uno hacer? rezar por supuesto ¿por qué cree usted que la gente reza? porque no le queda otra y llorar y quedarse callado también es rezar.

Cruce los dedos crucemos todos los dedos.
Marzo 2009.

Temas relevantes

#bertoni

Notas relacionadas