THE CLINIC PRESS · Ilustración: Marcos González

Parece que en el gobierno no tienen twitter ni facebook ni escuchan radio Bio bio ni se meten a El Mostrador ni menos leen nuestro nunca bien ponderado pasquín. Porque no se entiende como, pese a todas las advertencias, siguen haciendo movidas tan burdas que al rato son el comentario de día, tienen que echar marcha atrás, pedir disculpas y alegar “descoordinaciones”. Lo de ayer, donde a través de una circular enviada por el Ministerio del Interior se instruyó a todas los alcaldes de las zonas afectadas por el terremoto a comprar los materiales para los trabajos de reconstrucción en sólo tres cadenas ferreteras, curiosamente las más grandes de Chile, llega a niveles caricaturescos. Los 8 mil millones de pesos destinados al programa Manos a la Obra, cuyo objetivo es ayudar a las familias afectadas por el terremoto a reconstruir sus casas con recursos gestionados a traves de los municipios, fueron a parar en partes iguales a Sodimac, Easy y Construmart, sin proceso de licitación en Chile Compra ni nada cercano a la transparencia. Las cadenas más pequeñas y los ferreteros las regiones afectadas quedaron sin pan ni pedazo, y su llanto al libro de quejas.
Para ponerle un poco más de pimienta al asunto, vale recordar que el actual Ministro de Relaciones Exteriores Alfredo Moreno fue vicepresidente de Dersa, sociedad matriz de Sodimac, sumándose a la lista de funcionarios públicos que tienen algún conflicto de interés, encabezada por el propio Presidente de la República.
Hoy, Rodrigo “Smithers” Hinzpeter tuvo que semi-recular e incluir a los ferreteros más chicos en su enigmática movida, destinando fondos adicionales a los 8 mil millones iniciales, para que también les compren clavos y tablas, y sobre todo cierren la bocota. Al menos esperemos que lal gobierno le quede una enseñanza de todo esto: Un buen pirata sabe repartir el botín.