Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

6 de abril de 2010

Cardenal Errázuriz y sus cálculos: ¿Son «poquitos» los casos de curas abusadores en Chile?

Por

• Errazuriz dice que en Chile son «poquitos» los casos de pedofilia sacerdotal. Mientras, el Vaticano acusa como responsable de todo a una campaña anti-católica. En medio de la crisis, y de la visita del secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, la iglesia chilena se alinea con el papa tras la teoría de una conspiración orquestada por la prensa internacional, mientras el episcopado alemán hace mea culpa y pide una autocrítica mayor.

Por JPB • Ilustración: Ajab
«(En Chile) hay algo de estos abusos de pedofilia, poquitos gracias a Dios. Se está aplicando lo que dijo Juan Pablo II en cuanto a que no tienen lugar dentro del sacerdocio de la Iglesia personas que dañan de esa manera a los niños», afirmó el domingo en TVN el cardenal Francisco Javier Errázuriz, arzobispo de Santiago.

Estas sorprendentes declaraciones no son aisladas. Parecen corresponder a una tónica, que se repite a nivel de párrocos. Por ejemplo, el cura Enrique Opazo, que regenta desde Con-Con el culto de mandas y ofrendas a San Expedito, daba un día antes (el sábado) el mismo mensaje en una entrevista a un periódico virtual porteño. Como el cardenal, dice que en Chile hay pocos casos: «Piensa tú que en Chile, la inmensa mayoría de los pedófilos no han sido sacerdotes. Sólo ha habido cinco casos en Chile, tres de los cuales están en la justicia, somos más de mil curas y se le da a esto una cosa tremenda», afirmó.

EL CARDENAL BERTONE DE VISITA

El cura Opazo agrega en las declaraciones su propia versión de la teoría de la conspiración anti-católica, que ha sido la explicación oficial de El Vaticano para defenderse de las acusaciones de encubrimiento de pedófilos, que penden en contra del papa Ratzinger. «Siempre han habido medios concertados para ir contra la iglesia», asegura Opazo.

Palabras de párroco, que coinciden con las del Cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del papa, quien casualmente visita esta semana Chile. Bertone, máximo consiglieri de Joseph Ratzinger, ha dicho que las acusaciones son fruto de un «anticristianismo radical y demencial (que) se está difundiendo por Europa de una forma rastrera».

El mismo Bertone, encargado del control de daños durante esta crisis, ha guiñado un ojo a otros círculos del poder, buscando empatía y refortalecer las viejas alianzas. Durante una intervención ante la patronal italiana Confindustria, habló de un descenso generalizado de confianza en las instituciones, lo que incluye a la Iglesia. Así que los graves señalamientos, en su versión, solo serían un síntoma de una especie de peligroso escepticismo del ciudadano de a pie respecto de sus autoridades. Explicación cómoda, tanto para obispos como para dueños de corporaciones transnacionales. Y explicación que, si se acepta hasta sus últimas consecuencias, solo indicaría un camino de solución: culpar y acallar a medios como The New York Times, en este caso supuesto responsable de incitar a la desconfianza pública hacia la sacrosanta institución y su líder.

DE CAPITÁN A PAJE

Poniendo atención a las palabras de Errázuriz y Opazo, al momento de la visita política y pastoral del cardenal Bertone, la iglesia chilena se encuentra alineada (de capitán a paje) con la versión oficial del Vaticano: El problema sería europeo (ese anticristianismo demencial que recorre rastrero Europa), y fruto de una exageración interesada, digitada por los enemigos de Cristo, por no decir por ciertos anticristos.

Al esgrimir la más aventurada de sus tesis, la jerarquía vaticana ha vuelto a encontrar a sus defensores más fieles en América Latina. Mientras la Conferencia Episcopal de Alemania hace un mea culpa y acusa como responsable a un «equivocado deseo de proteger la reputación de la Iglesia» que habría movido las acciones de la jerarquía, el papa encuentra eco a sus acusaciones de una campaña anti-católica, por ejemplo, en el episcopado de Paraguay. Y la iglesia chilena da señales de seguir aguas. En este contexto, Bertone, aparentemente, viene a asegurar este terreno ganado a favor de la teoría de la conspiración.

Pero esta reacción ante la crisis, de achacar la críticas a oscuros intereses concertados, encuentra pocos adeptos en el Viejo Mundo. Uno de los principales arzobispos de Irlanda la ha tachado como «completamente inadecuada». De acuerdo a varios expertos en política pontificia, citados por un artículo de la agencia AFP, la reacción pontificia es interpretada como una señal de debilidad. Los más fervientes católicos consultados en la crónica lamentan «una calidad inferior de la máquina eclesiástica». Otros, echan de menos el manejo del «hábil» Angelo Sodano, reemplazado por Bertoni, de acuerdo a la voluntad de Ratzinger de deshacerse de quienes le hicieron alguna sombra durante los últimos días de la administración Wojtyla.

Como sea, Bertone debiera venir con otro asunto chileno en su carpeta: la designación del reemplazante del Cardenal Errázuriz, quien -más allá de sus esfuerzos por cumplir bien las últimas tareas- debe ceder su puesto como virtual primado del catolicismo chileno en los próximos meses. Una silla episcopal por la que el poderoso Opus Dei (que ya se ha apuntado el arzobispado en Lima), los golpeados Legionarios de Cristo y la postergada Compañía de Jesus pelean denodadamente. Una sorda lucha que se libra haciendo antesala en la corte de la última monarquía teocrática del mundo.

¿POQUITOS?

Pero ¿cuántos son «poquitos» casos? usando la expresión del cardenal Errázuriz respecto del número de sacerdotes implicados en abusos sexuales. ¿Cinco? como dice el sacerdote Opazo. Quizá sea necesario un recuento rápido y para nada exhaustivo.

De paso, habría que hacer notar que muchos de los casos parecen ubicar a Chile dentro de la red de encubrimiento, que funcionaba a base del traslado y «reubicación» de sacerdotes con problemas judiciales. Esta red, que protegía a los clérigos de la acción de los tribunales ordinarios, es la que complica al papa Joseph Ratzinger en estos momentos:

* 2010: José Ángel Arregui Eraña, sacerdote español autor de abusos refugiado en Chile, es condenado por posesión de material pornográfico infantil. Estaba «reubicado» en el país, haciendo clases en la conservadora Universidad Santo Tomás, tras ser denunciado por múltiples abusos sexuales contra niños en España.
* 2010: Es apresado Ricardo Alberto Muñoz Quintero, parroco de Melipilla que pagaba a su pareja para que le consiguiera niñitas. También tenía relaciones sexuales con las dos hijas de su conviviente.
* 2009: The Clinic publica la historia de Jorge Baeza, en un reportaje de Verónica Torres. Baeza durante los noventa fue el párroco de la clase alta de Chillán, gran orador y el guía espiritual de jóvenes y adultos. Así, logró enamorar a varias señoras, entre ellas, Lucía, la ex esposa de un empresario, con la cual Baeza iba a casarse hasta que ella se enteró que mantenía relaciones sexuales con dos de sus cuatro hijas. Hoy, luego de 13 años y una querella criminal por estupro, las víctimas del cura se atreven a contar lo que pasó pidiendo reserva de sus nombres. La Iglesia nunca las apoyó. Sólo se limitaron a publicar un comunicado de prensa, tal como lo hacen las empresas, donde anunciaban que Baeza había dejado de ser sacerdote.
* 2009: El sacerdote René Benavides, de Los Andes, es denunciado en un reportaje de Chilevisión por un grupo de jóvenes que afirmaron haber sido abusados por él diez años atrás. Al no tratarse de una denuncia formal, la jerarquía no tomo ninguna medida y el sacerdote sigue ejerciendo como tal.
* 2008: El sacerdote porteño Eduardo Olivares Martínez es sentenciado a cinco años de libertad vigilada como autor de abuso de menores. Se le comprobaron cinco delitos de abuso sexual y estupro, cometidos en el hogar de menores Refugio de Cristo de la región de Valparaíso.
* 2008: Juan Arnaldo Henríquez Zapata, de 64 años, es acusado por dos menores de haberlos abusado sexualmente en Limache. Las acusaciones indicaban que Henríquez pagaba a niños a cambio de felatios.
*2008: El sacerdote Jaime Low Cabeza es detenido por abuso de menores en Punta Arenas.
*2008: El sacerdote Marcelo Morales es detenido, acusado de producción de pornografía infantil.
*2006: La Corte de Apelaciones revoca el fallo absolutorio de primera instancia y condena al sacerdote salesiano Antonio Larraín Pérez-Cotapos, como autor de un delito de abuso sexual de una alumna del Colegio María Auxiliadora de Porvenir. Luego Larraín Pérez-Cotapos fue nuevamente absuelto por la Corte Suprema. La acusación se refería a hechos que habrían ocurrido en los años noventa, cuando era rector del establecimiento. Según los expertos, el tiempo transcurrido entre los supuestos sucesos y la denuncia ante la justicia, resulta generalmente determinante en el resultado de los juicios sobre relaciones sexuales no consentidas u obtenidas mediante estupro.
*2005: Es formalizado por la justicia el sacerdote Jorge Enrique Galaz, director del Pequeño Cottolengo de Rancagua, acusado de actividades pedófilas, ejercidas contra los niños con severos trastornos mentales que se encontraban a su cuidado.
*2005: El sacerdote jesuita Miguel Leturia es denunciado por ex alumno que estudió bajo su dirección en la década de los 80, en el Colegio San Mateo de Osorno. La denuncia fue enviada vía correo electrónico por el ex estudiante Alejandro Klock Varas desde España al fiscal Xavier Armendáriz. El caso fue luego sobreseído, al no poderse reunir evidencia adicional en contra de Leturia.
*2003: Procesan a Enrique Valdebenito, párroco de Negrete por abuso en contra de dos menores.
*2002: Jose Andres Aguirre, el «padre Tato», es detenido por policía internacional en el aeropuerto de Santiago. Luego de ser «alejado» por sus superiores, que lo reubicaron en Honduras, Tato terminó cambiando su magisterio original con las niñas adineradas del Villa María Academy por una parroquia en un barrio pobre de Santiago. En todos estos lugares cometió abusos contra menores. Fue el primer sacerdote chileno condenado por esta causa.
*2002: Un equipo de prensa descubre ejerciendo el sacerdocio en Tralcao, en el sur de Chile, al misionero estadounidense Daniel Mangan, quien había sido «reubicado» en Chile, tras enfrentar un juicio por un caso de abuso sexual ocurrido en la Cleveland Catholic High School, Ohio, EEUU.
*2001: En Punta Arenas, se conoce una denuncia de abuso sexual que involucra al sacerdote salesiano Víctor Hugo Carrera. El hecho habría ocurrido en la capilla del Hogar del Niño de Punta Arenas y afectado a un menor de trece años de edad.
*2001: José Ramón Zúñiga es detenido en Salamanca, en el Norte Chico, acusado de cometer abuso de menores en contra de una adolescente.
*2001: Gerardo Araujo, sacerdote peruano que ejercía en Cañete es expulsado del país por el juez de garantía local, luego de ser acusado de abusar de un niño de 12 años.
*1997: Monseñor Francisco José Cox renuncia al arzobispado de La Serena. Luego terminaría siendo «reubicado» en un monasterio en Suiza. Desde los años 70 tuvo reiterados inconvenientes por la forma de actuar «de mal gusto, peligrosa e inapropiada» que tenía con niños varones. Bernardino Piñera, tío del actual presidente, fue el principal opositor a que asumiera como arzobispo:»A su edad ya no se le quitan los gustos», le confidenció en esa época a Fernando Moraga, subdirector de un periódico local.

Notas relacionadas