Negro Piñera: 6 millones, un año sin licencia y 50 horas de trabajo comunitario por chocar “sobrio”

Castigar al Negro Piñera a trabajar es como que a una persona normal la destinaran al pelotón de fusilamiento. Pero bueno, como la justicia es casi ciega, el hermano del presidente tendrá que ir a lavar chatas a un asilo de ancianos o a pintar calles en la noche por un par de semanas. 50 horas para ser exactos. Eso, más pagar 6 millones de indemnización y quedarse sin su licencia de conducir por un año. Es el ligero castigo que recibió de tribunales por haberle pasado en su Hummer encima al Mini de María Fernanda Koning el pasado 3 de octubre, haberse dado a la fuga y presentarse 13 horas después a la Clínica Las Condes, donde el entonces empleado de su hermano y hoy ministro de Salud, Jaime Mañalich, le tomó una alcoholemia más areglada que los tragos que se había zampado la noche del infortunado suceso.
En un comunicado emitido por el propio Negro, éste asegura haber estado completamente sobrio, socorrido a la conductora del Mini y asistido oportunamente a la Clínica Las Condes. Además, que el accidente se ha politizado, y que hay quienes quieren beneficiarse económicamente con todo este asunto.
Sería bueno convenir, en caso de nuevas chanchadas, que el Tributo a Cerati recientemente compuesto por el rey de la noche no puede considerarse por ningún lado como “trabajo comunitario”, sino como todo lo contrario, y que en caso de seguir insistiendo con obras de ese calibre, se debería aumentar el calibre de las penas.

Comentarios