“Deutschland über alles” (“Alemania sobre todo”). Así decía una frase del antiguo himno alemán, descartado hace años por sus reminiscencias nazis. Y así firmó el libro de visitas de la presidencia germana nuestro mandatario Sebastián Piñera, al culminar el encuentro con su par Christian Wulff, quien puso cara de “no puedo creerlo” al leer la cita, que sería un simil agrandado del desaparecido “vuestros nombres valientes soldados” que comenzaba la segunda estrofa del himno nacional chileno.
En la cancillería chilena aseguraron que la frase será borrada del libro de visitas, siendo reemplazado por otra. Una sugerencia: “Drang nach Osten” (“Incentiva hacia el este”), vieja arenga nacionalista relacionada con recuperar el espacio vital supuestamente usurpado por los judíos.