Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Humor

5 de enero de 2011

Exclusivo: Las verdaderas razones del sobreprecio de las mediaguas

Por

Una sarta de críticas ha llovido sobre el gobierno por sobrepagar por las viviendas de emergencia, lo han llamado incentivo, despilfarro, hasta -Dios nos pille confesados- Coima. Pero The Clinic dio con las verdaderas razones de los altos costos: Desopilantes lujos nunca antes vistos en mediaguas.

RAPIDEZ: Fue la principal razón del sobreprecio, pero valió la pena. Los damnificados no podían esperar. Y los proveedores no defraudaron, se pusieron las pilas porque en un período de tan sólo 67 semanas llegaron las primeras tablas para construir. Los clavos llegaron un poco después.

AISLANTE TÉRMICO. Las viviendas de emergencia adquiridas por el gobierno venían equipadas con lo último en aislamiento contra temperaturas extremas, tecnología que consta de una delgada capa de género en todas las ventanas y puertas para afrontar de una manera óptima el invierno que se avecinaba. El aislante estaba disponible en color rojo con bordados dorados o azul cielo como se ve la fotografía.

SEGUNDO PISO. Las edificaciones eran de emergencia pero no por eso austeras. El gobierno no escatimó en gastos al comprar mediaguas con segundo piso, pero eso no es todo: ¡El segundo piso es descapotable! De esta manera los residentes podían disfrutar de los hermosos atardeceres de Dichato.

POSIBILIDAD DE AMPLIACIÓN: Luego del terremoto muchas parejas no tuvieron otro panorama que quedarse en las viviendas de emergencia y rendirse a los placeres carnales. Esto conllevó a un aumento demográfico en las zonas afectadas. Pero el gobierno, inteligente como un zorro, pensó en todo, es por eso que, a cambio de un poco más de dinero, todas las construcciones adjuntaban un completo kit para ampliar la casa. En la foto un kit armado donde duerme el pequeño hijo de una feliz familia de Cobquecura.

ESPACIOS INTELIGENTES Y A ESCALA HUMANA. Siempre se ha criticado que las viviendas de emergencia son como caja de fósforos. Bueno, el gobierno escuchó al pueblo y, a pesar de que las viviendas son del mismo tamaño que una estándar, eligió el modelo que solucionaba el problema de espacio de manera inteligente. Si bien se tuvo que pagar un poco más, la sonrisa de las familias al disfrutar de un hogar tan cómodo no tiene precio.

Notas relacionadas