Obituario: Andrés Racz, cineasta y documentalista chileno

Escuchando a Bob Dylan. Así se fue para siempre el cineasta nacional Andrés Racz (62) este lunes, pocos meses después que le diagnosticaron un fulminante cáncer. Acompañado de su familia, el destacado documentalista y fotógrafo partió apenas dos horas después que le subieron la dosis de sedantes, en la forma que él mismo previó hacer.

“Estábamos todas sus mujeres acompañándolo. Sus sobrinas, hermana y madre. Y lo hizo escuchando su música favorita”, dice Constanza Racz, hermana de Andrés y compañera de trabajo en múltiples grabaciones.

Nacido en Nueva York, Andrés fue hijo del pintor rumano André Racz y la cantante de ópera chilena Teresa Herrera, con quién vivía en su casa de Pedro León Gallo. Militante del MIR, después de graduarse como sociólogo de la Universidad de Chile, en los años sesenta volvió a EEUU a estudiar cine en la Universidad de Columbia, su gran pasión.

Racz se inició como asistente de Miguel Littín en “La Tierra Prometida” y luego colaboró en producción en varios filmes junto a sus amigos Ignacio Agüero y Raúl Ruiz. En 1973 filma “Cuando despierta el pueblo”, documental sobre los procesos sociales que vivía nuestro país. Luego partió al exilio donde realizó “El color de la sangre” (1974), “A los pueblos del mundo” (1975) y “Dulce Patria”, filmada de manera clandestina en Chile durante la dictadura.

Mirando las estrellas

A su trabajo en los setenta, se sumó ya en democracia “No me amenaces” (1990) y nueve años después rodó la que sería su primera película de ficción, “Tendida mirando las estrellas”, con guión de Damiela Eltit, la que apenas pudo estrenar el 28 de agosto pasado.

La historia, inspirada en Nieves Carrasco -una mujer que asesina al hombre que intentaba violar a su hermano menor- fue protagonizada por la actriz y ex ministra de Cultura, Paulina Urrutia. Pese a que Racz demoró apenas 25 días en la grabación y tres meses en su edición, en la postproducción no le fue nada bien y tuvo que esperar diez años para estrenar la película. La misma que su amigo Raúl Ruiz calificó como “hermosa”.

“Tuvo muchos problemas para estrenarla y después de mucho tiempo recibió el pago de Chile. En este país si no llevas 15 mil espectadores la primera semana los cines te botan. Así se perdió la oportunidad de ver una película maravillosamente linda”, señala Chamila Rodríguez, actriz del mismo film y amiga de Andrés.

“Empezamos a concursar pero la gente la encontraba muy cruda, políticamente incorrecta,en una época que en estaba Pinochet, las referencias políticas eran molestosas. Chile era menos abierto y eso fue jugando en contra, a poco andar a la Paulina Urrutia la nombraron Ministra de Cultura, y se puso más difícil la pista”, dijo Racz en una entrevista a CNN Chile.

Raczdechile

Andrés Racz repartía su tiempo, entre otras actividades, escribiendo en su blog, donde publicaba fotografías y el trabajo de otros profesionales. “Me gusta el sentido del humor, la amistad, la conversación interesante. La lealtad incondicional de los perros. Me cargan los opinólogos, los superficiales y los tontos graves. Adoro a las mujeres. Soy cineasta y fotógrafo”, decía en el blog que hoy como último post una foto de su perra Topacia, que murió en 2007.

El funeral de Andrés es mañana miércoles 23 de febrero, al mediodía en el Parque del Recuerdo, donde será cremado y luego llevado de vuelta a su casa de Pedro León Gallo. Ahí sus más cercanos seguirán proyectando sus películas y escuchando las colecciones de música que él quería escuchar antes de irse.

Comentarios