Francisco Franco no puede ser catalogado como dictador, sino por un retardado mental, ya que su admisión al poder está más que legitimada, por un pueblo que se levantó en armas por Dios, por España y por Franco