Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Cultura

6 de Junio de 2011

La dupla que hizo ladrar al cura Medina

Jimmy Mountaner es un Jazzista gringo. Jaime Pereira es cantante chileno de un estilo auto definido como Pichuldance. Juntos son “De Sharkycans”. La delirante banda que musicaliza el late de Julio Cesar Rodríguez. A lo largo de más 600 programas han cantado con tenores, recitado con Erick Pollhamer y hasta coreado Puerto Montt con la […]

Por

Jimmy Mountaner es un Jazzista gringo. Jaime Pereira es cantante chileno de un estilo auto definido como Pichuldance. Juntos son “De Sharkycans”. La delirante banda que musicaliza el late de Julio Cesar Rodríguez. A lo largo de más 600 programas han cantado con tenores, recitado con Erick Pollhamer y hasta coreado Puerto Montt con la Doctora Cordero. Pero, hasta el momento, nada se compara a lo que hicieron el viernes pasado en “Síganme los Buenos”, cuando el cardenal Jorge Medina terminó ladrando con ellos una versión libre de “Pluma Gay”.

Este par de amigos viajeros se conoció en Barcelona. Fue en medio de un decadente bar de travestis, donde a pura improvisación y ganas de divertirse, consiguieron crear un nuevo concepto de música y diversión. Ese espíritu libre y siempre listo para webear es parte de su forma de ser. A ellos no le interesan los dogmas ni quieren saber de ellos. El propio Jaime Pereira dice haber estado en un colegio sacerdotal, pero afirma que “en el colegio de curas me metieron pura mierda en la cabeza”.

 

-¿Cómo fue que se conocieron?
-Jaime Pereira: Bueno, la historia comienza en la ciudad de Barcelona. Yo estaba allá estudiando un master en artes digitales. Un título bastante siútico. La verdad es que lo pasé dos años webeando la raja y no estudié casi nada. Estaba en un departamento muy grande con 6 piezas en que se subarrendaban los dormitorios. Y ahí apareció Jimmy.

-Jimmy Muntaner: Yo soy de California y llegué a Barcelona en 2001 para hacer un poco de Jazz. Llegué a un departamento, del cual me echaron por ser flaite. Así que ahí encontré el departamento de calle Muntaner y me di cuenta que Jaime también es músico y que tocábamos súper bien borrachos. Yo tocaba Jazz y el tocaba Pichuldance. Entonces fue una mezcla de Pichuldance y Jazz. Así nació el concepto de Sharkycans.

-¿De donde surgió el nombre De Sharkycans?
-Jaime Pereira: El nombre surgió de la mezcla entre la palabra “Sharky”, que significa “tiburón”, con la palabra “Can”, que significa lata. O sea, es como “un tiburón enlatado”. También es algo como el Charquicán, algo que tiene de todo un poco y un poco de nada y que es una hueada como el pico, pero que si le echai un huevo frito funciona.

-¿Cuál es la idea de hacer esta música tan pichulera?
-Jaime Pereira: La génesis fue improvisada. El fin era armar un hueveo y pasarla bien nosotros. O sea, llegábamos como pico a tocar e íbamos invitando gente para armar una fiesta. Entonces se produjo una mezcla de una base muy pichulera con muy buenos músicos metidos. Era como un Megamix gigante con bases muy power y solos de Jazz muy sofisticados.
-Jimmy: La idea era hacer un pichuleo, pero muy bien hecho.

Los ladridos con Medina

-¿Cómo se les ocurrió tocar Pluma Gay para el cardenal Jorge Medina?
Jaime Pereira: Bueno, primero que nada la entrevista que hizo Julio Cesar fue excelente. El problema con Medina es que es un blanco demasiado fácil. Y los blancos fáciles son los más difíciles para hacerle canciones. Porque se puede hacer algo de frentón de mal gusto. O sea, cuando tenís un curita de 84 años que descansa en sus dogmas anacrónicos para ganarse el cielo, te lo podís pichulear de forma brutal de maneras muy fáciles. Entonces había que buscar algo que matizara el cuento y se pudiera generar debate. Que eso fue lo que se logró. Se generó debate.

-¿Qué opinión tienen de Medina?
-El cura habló en el programa de todos sus dogmas anacrónicos de forma visceral, lo cual es muy respetable. Es parte de su opción de vida. Independientemente de su pensamiento, Medina es empático y simpático. Se prestó a una entrevista en que le preguntaron de todo y lo pasó bien. Tiene sentido del humor. Entonces surgió la cosa de pluma Gay para jugar con el contexto. La idea de la canción es hacer algo relacionado con lo que se generó en la entrevista. Medina gruñe a todo lo que se encuentra fuera de su concepto y su dogmatismo. Eso fue lo que ejemplificó la canción. El cura gruñéndole desde su trinchera cada vez más pequeña a este mundo nuevo que ni siquiera entiende.

-Antes de hacerlo ¿No tenían un poco de miedo?
-Jaime Pereira: No, porque estas huevadas surgen sin pauta. Siempre es improvisado y todo va en función de lo que va pasando. Las canciones que tienen más gracia son las que agarran el contexto de la entrevista, con lo que está pasando ahí mismo. Medina, como invitado, ya estaba muy relajado. El contexto permitía jugársela por algo así. El señor estaba jugando con sus ladridos y uno percibe que en un momento así ya no hay ningún riesgo mayor.

-¿Habían hecho alguna vez esto de que alguien ladrara acompañando una canción?
-Jaime: Jajajaja!!!! No creo que no weón…
-Jimmy: Wuajaja!! No! Es una muy buena pregunta
-Jaime: Pero no, esta es la primera vez.

Las posturas morales de los Sharkycans

-¿Cuál es su posición respecto al matrimonio homosexual?
-Jimmy: Bueno, yo soy de California. Allá hay muchos gays. Yo soy de la idea de que todos ellos tienen los mismos derechos que nosotros. El matrimonio es una institución muy antigua que tiene su fuente en la Biblia. Pero eso no tiene nada que ver con la naturaleza humana. Y por eso yo creo que los gays deben tener los mismos derechos que nosotros. Estoy a favor del matrimonio Gay.

-¿Qué piensan de lo que está pasando con la Iglesia por los escándalos de pedofilia?
-Jaime Pereira: Bueno, la institución de la Iglesia se está cayendo por muchos lados. Y tiene una cuestión de anacronía terrible que tratan de salvar. Lo que está pasando con la Iglesia es que no se han actualizado. Debieran cubrir los rituales para el entierro en forma práctica. Yo creo que se tienen que especializar en esas cosas, pero sin meterte por detrás la penca, en el sentido físico e ideológico. Yo crecí en colegios de cura y lo único que me metieron en la cabeza fue mierda. Toda la manipulación que hacen de la culpa es horrible. No te dejan ni pajearte tranquilo poh weón. Esa huevada ya es el colmo poh weón.

-¿Qué canción le dedicarían al padre Karadima?
-Hay un problema cuando los blancos son fáciles. Porque podís cantarle “que canten los niños” de Roberto Carlos, pero ahí entras en el facilismo. Tenís que encontrar la sutileza de decirlo todo sin decir nada.

Medina compositor

-Considerando que uno de sus máximos hits es “Como diuca al viento” ¿Tienen algún trauma freudiano algo por el estilo?
-Jaime Pereira: Sí, completamente weón. Yo creo que “como diuca al viento” tiene dos visiones. Porque estar como diuca es estar cocido también. Entonces se asocia un poco al estado de embriaguez liberador que al final te lleva a sacar la corneta al viento. Es una canción de libertad en estado puro. Cantarle a lo fálico es una manera de sublimar la represión que te han hecho los curas frente a lo fálico.

-Después de cantar pluma Gay con Medina ¿Qué es lo que viene? ¿A qué pueden aspirar?
-Jaime Pereira: En el late todos los días es un universo nuevo. Ahora venimos de cantar “Puerto Montt” con la doctora cordero que hacía “Bee! Bee!” como una oveja. Porque ella se había quedado pegada con la cuestión de Medina y quería participar con animales. Esa es la gracia del late, estar en libertad completa e ir a una aventura que puede terminar en cualquier cosa, como la que pasó ahora.

Notas relacionadas