River Plate cayó este miércoles inesperadamente 0-2 como visitante frente a Belgrano en Córdoba, en el partido de ida de la promoción del fútbol argentino y quedó a un paso de descender por primera vez en su historia a la Segunda División.

El cuadro ‘millonario’ deberá ganar por dos goles de diferencia en la revancha (tiene ventaja deportiva) del domingo en Buenos Aires para revertir la llave y conservar la categoría, en su peor campaña en el profesionalismo.

Si bien el elenco de Juan José López comenzó mejor en el estadio de Barrio Alberdi, el ‘Pirata’ se adelantó con lanzamiento penal de César Mansanelli, a los 25 minutos, tras inexplicable mano del paraguayo Adelberto Román.

El entretiempo pareció no cambiar nada en River, que siguió mostrando las mismas falencias de la temporada y vio como César Pereyra puso el 2-0 en la boca del arco y desató la locura en la hinchada local.

Los simpatizantes visitantes no aguantaron la afrenta, rompieron el alambrado y encararon a sus propios jugadores buscando que despertaran del letargo, lo que paralizó el juego por 20 minutos, hasta que la policía garantizó la seguridad.

En el tramo final, el cuadro de la ‘banda sangre’ quiso y no pudo, chocando con la defensa celeste y con el arquero Juan Carlos Olave, de estupenda actuación.

De este modo, River Plate buscará revertir el domingo una suerte que parece condenarle al oscurantismo del fútbol argentino, peor aún sin Adelberto Román, Matías Almeyda y Paulo Ferrari, tres titulares fijos, suspendidos por acumulación de tarjetas amarillas.