Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

LA CALLE

3 de Agosto de 2011

Lonquimay busca la normalidad tras intenso terremoto blanco

Pese a que el clima se ha mostrado más benigno en los últimos días, en Lonquimay siguen luchando por superar las secuelas que dejó el terremoto blanco que mantiene a sus estudiantes sin poder regresar a clases y extensos kilómetros de caminos intransitables por la gran cantidad de nieve caída. En la red prioritaria, que […]

Por

Pese a que el clima se ha mostrado más benigno en los últimos días, en Lonquimay siguen luchando por superar las secuelas que dejó el terremoto blanco que mantiene a sus estudiantes sin poder regresar a clases y extensos kilómetros de caminos intransitables por la gran cantidad de nieve caída.

En la red prioritaria, que es de 535 kilómetros, las labores de despeje han avanzado en un 95% y en cuanto a los caminos vecinales y secundarios, los trabajos llevan un 75 %.

Sin embargo el alcalde de la localidad de la Región de la Araucanía, Guillermo Vásquez (PPD), aclaró que en algunos sectores sólo se ha logrado despejar una sola vía de los caminos, quedando aún mucho trabajo por delante tomando en cuenta que su comuna tiene una red caminera que alcanza a mas de mil kilómetros que la convierte en una de las más extensas del país.

En cuanto a los colegios y liceos, tanto urbanos como rurales, la totalidad se encuentra sin clases luego que se extendieran las vacaciones de invierno para unos 2.500 estudiantes.

Por lo mismo, muchos alumnos de sectores rurales que se encuentra internos en Lonquimay continúan compartiendo junto a sus familias a la espera que se anuncie el regreso a clases, pero para ello se deben terminar de reparar los daños que dejó el terremoto blanco en los establecimientos.

La nieve y las bajas temperaturas provocaron la rotura de algunas cañerías de agua potable provocando además daños en techos que son reparados por personal municipal.

En tanto en plena ciudad de Lonquimay las veredas aún están cubiertas con una gruesa capa de nieve de unos 40 centímetros y las bajas temperaturas han contribuido a que el manto blanco no se derrita.

El domingo los termómetros marcaron 15 grados bajo cero y la noche del lunes volvió a nevar.

Sin embargo, el alcalde Guillermo Vásquez prefiere ver las cosas con optimismo y tomar a la nieva más como una aliada que una amenaza. “La nieve debería transforme en una oportunidad de desarrollo turístico y no en una amenaza permanente”, señaló a Agencia UPI el jefe comunal.

Vásquez busca como sacar provecho de la nieve que cada año cubre su comuna, pero para ello, afirma que es prioritario cambiar la mirada y apuesta por la agenda Lonquimay 2030.

La autoridad dijo esperar la invitación que le formulara el Presidente Sebastián Piñera en su reciente visita a la zona para conversar la anhelada ley Pino Hachado con la que se pretende dejar en la comuna parte de los ingresos que se reciben por el uso de ese paso internacional.

“Lonquimay está esperando la invitación que comprometió el Presidente para hablar de la agenda 2030, declarar zona extrema a la comuna e impulsar la ley Pino Hachado”, sostuvo el alcalde.

En cuanto a la infraestructura afirma que parte de la solución sería avanzar en los trabajos tendientes a asfaltar la mayor cantidad de caminos posible lo que facilitaría su posterior despeje utilizando máquinas barredoras de nieve.

En cuanto al futuro Vásquez dijo que su comuna tiene un capital turístico insospechado precisando que extensas superficies de la zona cordillera son aptas para practicar el esquí y otros deportes de nieve.

Notas relacionadas