Hinzpeter se reúne con fiscal que enfrentó acusaciones por venta de corbatas y parcelas en horario de oficina

Con el tradicional énfasis de sus anuncios, el tono recio y el gesto fruncido, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter embistió ayer -una vez más- contra la Fiscalía Nacional por el manejo de la seguridad ciudadana. Esta vez, acompañado del fiscal que vendía corbatas y parecelas en horario de oficina.

“El Fiscal Nacional tiene que definir una política de persecución criminal. Y en lo personal yo he tenido discrepancias con el fiscal nacional y creo que estas deben ser tomadas en sentido positivo”, dijo el otrora hombre fuerte de La Moneda.

Aunque sus palabras siguieron la línea de ese mantra que repite cada vez que su política de seguridad ciudadana hace agua, la diferencia esta vez fue que el jefe de gabinete venía de reunirse con el presidente de la Asociación Nacional de Fiscales, Pedro Orthusteguy, para afinar la puntería en materia de seguridad ciudadana y acercar posiciones.

“En la reunión coincidimos en una visión global donde los fiscales estamos comprometidos en el trabajo de la persecución contra la delincuencia, y eso quiero destacarlo, porque muchas veces se piensa que los fiscales tenemos una visión que no está orientada a la persecución del delito o que no está enfocada a la disminución de la delincuencia. Nosotros estamos y siempre hemos estado comprometidos para efectos de perseguir a las personas que comenten la delitos y eso lo demuestran las altas cifras de condena”, dijo el fiscal, reforzando las palabras de Hinzpeter.

Ambos, sin embargo, comparten algo más que su preocupación por atrapar bandoleros, pues el representante de los persecutores militó en Renovación Nacional e incluso fue candidato al consejo de Chiguayante en las elecciones municipales del 2000 pero recibió un portazo, sacando poco más del 6 % de los votos.

“Como la principal fuerza de centro derecha en la comuna, queremos ejercer un importante rol fiscalizador y actuar como contrapeso a un Concejo Comunal en el que no tenemos representación. Seremos la voz de alarma de todas las anormalidades y abusos que se cometan y defenderemos el derecho de informar a la ciudadanía”, señalaba el funcionario en un comunicado posteado en la página regional de Renovación Nacional durante su fallida campaña.

Sin embargo, el fiscal ganaría renombre en mayo de este año, cuando la radio Cooperativa difundió un reporte que señalaba que el empleado fiscal se dedicaba a la venta de corbatas y parcelas en horario de oficina.

Según la denuncia, el propio Orthusteguy -que en ese entonces estaba postulando al cargo que dejó Alejandro Peña en la fiscalía cuando se mudó al despacho de Hinzpeter- contestaba el teléfono de los sitios www.lacorbata.cl y www.parcelasantuco.cl.

Tras la denuncia, el fiscal nacional Sabas Chahuán ordenó una investigación administrativa que a las pocas semanas terminó en nada y el ex candidato por el partido del presidente se mantuvo en su cargo.

The Clinic Newsletter
Comentarios