A comienzos de mayo, una escandalito sacudió al Ministerio Público, uno de sus fiscales, Pedro Orthusteguy, tenía un pituto vendiendo corbatas y parcelas en sendas páginas web durante su horario de oficina. La historia fue denunciada por la radio Cooperativa hizo la denuncia -e incluso lo llamó para preguntar cuánto valían las prendas- y el 3 de ese mes, el fiscal Regional Metropolitano Sur, Raúl Guzmán, ordenó investigar el negocito y el el 19 de mayo decidió sobreseer el proceso por falta de méritos. Eso hasta que en junio el Fiscal Nacional, Sabas Chahuán dijo que no, había que reabrir la causa y cursas una sanción administrativa.

El proceso fue reabierto y nuevamente sobreseido en junio y nuevamente reabierto por orden de Chahuán en julio. Así, el 12 de octubre el Fiscal Regional decidió castigar al señor de las corbatas con una amonestación privada que fue apelada y confirmada finalmente por Chahuán el 4 de noviembre.

Este castigo, que corresponde a una infracción a la Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público, manchó su hoja de vida y probablemente le costó no haber ganado el concurso para encabezar la Fiscalía Regional Sur cuando Alejandro Peña abandonó el cargo.

Es por esto, que cuando Orthusteguy, que al mismo tiempo preside la Asociación Nacional de Fiscales, apareció en La Moneda el 17 de noviembre tras una reunión con el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, más de uno en el seno del Ministerio Público creyó que el persecutor estaba cobrando una cuentita pendiente a Chahuán.

Tras el encuentro, el otrora hombre fuerte de La Moneda aprovechó la ocasión -y la compañía- para volver a embestir contra Chahuán, a quien acusó de no tener una política de persecución criminal, ahondando la disputa entre ambos que ha marcado la pauta del ministro durante los úlitmos meses.

Las repercusiones de la cita entre ambos no se hicieron esperar y varios fiscales renunciaron a la agrupación gremial en repudio a la naciente relación entre Hinzpeter y Orthusteguy, quien en algún momento militó en Renovación Nacional e incluso fue candidato a concejal de Chiguayante en las elecciones municipales del 2000 pero recibió un portazo, sacando poco más del 6 % de los votos.

Según la ley orgánica del Ministerio Público, las funciones de la entidad son incompatibles con otros empleos remunerados, lo que justificaría la sanción a Orthusteguy, que en su defensa alegó haber atendido el teléfono del negocito online por que el día en que la radio Cooperativa lo llamó su mujer estaba enferma.